Andrea Valentina

De la repitencia en esas muertes momentáneas



 

Una lágrima inscribe su factura en el anotador. Cae, golpea y colapsa

 


A veces la noche es un poco, para no hacer penar a los charcos,

 

hablar del silencio impostergable como una caída o una depresión en el camino.

 

Decir fragancia, aroma de jazmín, pétalo de vos,

 

de mí.

 

Entraña que se apunta irremediablemente en el desgarro,

 

y ceniciento quema el aliento de tus flores en mi ombligo.

 

Hilar los sueños, sin tentarse de atraparlos,

 

enmarcar el blanco hielo y encima no poder decirlo.

 

 
Saber que todo, nunca es todo.

 

Que siempre tampoco es siempre y que nunca,

 

 pudo haber sido, alguna vez amor.


Comentarios1

  • Tyr

    Decir que todo nunca es todo es llegar mas lejos con la imaginación precisa para ver la superficie de lo que "existe" y lo que "es", pero tan gordo pedazo de la realidad puede ver cara a cara al asesino de asesinos? que tiene tantos rostros como células en la superficie de una esfera que con cada nacimiento toma todos los colores habidos sobre el lienzo y vida tras vida dice "aqui hay uno nuevo" encontrado en donde todos buscamos, con nuestra ignorancia intacta por la tranquilidad de la muerte que si conocerán cautos e incautos y todos los matices del gris que los rodea van a cerrar sus ojos en una dimensión más profunda que el olvido, quizá tu propia espalda después de dar vuelta al mundo que es redondo encontrarlas en tus pasos un segundo camino a solo un escalón de distancia del pasado.....

    • Andrea Valentina

      Todo, nunca es todo.


      Te dejo para que lo disfrutes, quedaré pensando la idea. Gracias

      Para la guerra nada 2

      miralo

      • Tyr

        Cuando nadie me ve.... Todo es absolutamente relativo y todo cambia.... Menos el cambio.....

      • Hay 1 comentario más



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.