Jose Maria Gentile

Entre los zapallos, la pasión

 

Llegó la primavera tibia, soleada,

y el campo floreció a nuestro alrededor.

Se cubrieron las plantas de brotes,

comenzaron los picaflores a recorrerlos anticipadamente

y las tardes se alargaron junto al sol.


Los vientos amenguaron su ira,

las brisas los suplantaron y junto al laurel enhiesto

los almácigos reverdecieron las lechugas,

se reprodujeron los zapallos viboreando por el suelo

y tuvieron su primera flor.


Salieron de su nido las garzas

y comenzaron el vuelo hasta llegar a nuestros pinos.

El jardín se convirtió con el eco de sus trinos,

melodía de picos largos y entonados,

llamado de aleteos apasionados

posados en lo alto.


Correteamos dibujando nuestros cuerpos

que fantasearon en el pasto;

clamaron los gemidos,

torpes arrumacos, besos despiadados,

y entre tanto roce los zapallos

suspiraron de pasión.



 

Comentarios3

  • benchy43

    Muy bueno, amigo, felicitaciones. Un abrazo. Ruben.

  • jacinta ceballos

    PRESISOSISISISISMOOOOOOO... que lindo en verdad tienes unas imagenes muy lindas logras que uno vea el campo y sienta el roce de los veintos con esa ira que dices....

    Muy lindo felicidades

  • luz

    Que bello poema a la madre naturaleza. Te felicito. Calidos saludos.Luz



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.