Davileine Borrego

ENGAÑANDO AL CORAZÓN

ENGAÑANDO AL CORAZON.


Desde ese instante
en que mis ojos vieron
tu partida, cada tarde 
tomo el te, mirando los barcos
pasar, con una sola esperanza
que en uno de ellos, tu vendrás. 

Es como engañar al corazón
y aspirar a que nos crea,
sera mejor que morir de
angustia, sin saber lo que
se espera, o acaso pudieras
decirle a la la luna que no
necesita del sol.

Es tortura para el corazón
engañarlo, cuando ya sabemos
de ante mano que no nos creerá.
Y mas tortura sera, esperar
sin hacer nada, aunque con
nuestra voluntad no basta,
por mucho que se quiera.

Entonces sigamos engañando
al corazón, aunque no creo
que lo entienda.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Precioso y genial tu poema de amor amiga Davileine...
    Un abrazo de afecto y amistad:
    El Hombre de la Rosa

  • Llamarada

    Querida poetisa, de tus letras se desprende puro amor, la lejanía hace más agonizante la espera y más aun la incertidumbre por no saber a donde nos puede llevar esa relación. solo es medianamente llevadera si el pensamiento de seguir esperando es el mismo de los dos. Suerte, cariñosamente
    Manuel



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.