Hija del Sol

LA PROMESA

********************************************************************************************** 

LA PROMESA

 

Ayer en mis manos te vi nacer/ y mi sentimiento pude advertir/ hoy, el destino nos une otra vez/ porque una promesa vengo a cumplir.

 

Apenas la celebración iba a empezar,

era un día cualquiera, de visita familiar,

había llegado sólo con mi padre,

tu mamá y la mía habían sido muy amigas,

pero la gran ausente era mi madre,

hacía meses que ya no estaba en nuestras vidas.

 

Todo, elegantemente bien presentado,

ni un detalle descuidado, nada olvidado;

mesas y sillas delicadamente decoradas

y la comida, tentaba a todo paladar.

Una invitada no estaba contemplada,

su pronta llegada no era de imaginar.

 

Tu madre y nadie se imaginaban

cómo los segundos ya apuraban.

Siempre inquieta en tus meses de existencia,

perfeccionaron el tiempo presente

y, porque así lo quiso la providencia,

ese día, dejó de ser un día corriente.

 

Tan sólo diez años nos separaban,

mi padre y el tuyo, con ella estaban;

tu llegada traía una complicación

que yo poco podía entender,

lazos de vida por tu inquieta diversión

en tu cuello había que resolver.

 

En la premura del extraño momento

y escondido, presenciaba el acontecimiento.

No sé cómo sucedió, pero ahí me hallaba,

con la ingenuidad de mi mano en un mundo desconocido

y la sabia voz de mi padre que me orientaba;

palpé uno a uno, todos tus sentidos…

 

Y presencié el milagro de la vida,

un bello ser estaba en mi mano asida.

Sí, ¡logré salvarte sin malograrte!

grandioso lo que mis ojos presenciaban;

eras ya una joya, una gran obra de arte,

perfecta e inequívocamente diseñada.

 

Mis ojos de niño se asombraban,

ante tu grandiosa y sorpresiva llegada.

Mi padre, muy satisfecho y contento

y tu madre, lloraba y reía a la vez.

Fue un maravilloso alumbramiento…

y un día, que cambió mi vida, así fue.

 

Recuerdo tu mirada de princesa inmortal

invadiéndome… hasta mi espina dorsal,

era el amor, que me llegaba por primera vez.

“Cuando sea grande me casaré con ella”

fue mi primer regalo que te entregué

y testigos fueron, los astros y las estrellas.

 

Un suspiro de mi ser se desprendió…

y un eco de aquel día invernó.

Veinticinco primaveras han pasado

y hoy, muy seguro en mi decisión

y de ti, completamente enamorado,

vengo a cumplir mi promesa de amor.

 

Hija del Sol

© Derechos de Propiedad Intelectual Reservados

 ********************************************************************************************** 

Comentarios4

  • claudia07

    bellisimo poema amiga , aplausos, besos

    • Hija del Sol

      Muchas gracias Claudia, son historias de vida que inspiran, un abrazo.

    • victolman

      Que tal regalo hechos versos amiga poeta...
      Hermoso poema, pintado con una hermosa historia de amor...

      Placer en visitar tu espacio..

      Saludos linda poeta.

      • Hija del Sol

        Muchas gracias amigo, me alegra mucho saber que ha sido de tu agrado, me complace tu visita, un abrazo :)

      • la negra rodriguez

        bELLO COMO RELATAS EL N ACI IENTOS DE TU HIJA, CÑLAROP QUE ES MAGICO ESE MOMENTO.
        BESOS.

        • Hija del Sol

          No linda, no es un relato del nacimiento de mi hija, es un relato de amor entre dos seres, él la vio y ayudó a nacer y de ahí se enamoró de ella, un amor verdadero y puro desde el principio de la vida (imaginación de autora)

          Un beso amiga, gracias por tu visita.

        • VOZDETRUENO

          Un poquito complicada su imaginacion o muy torpe la mía :D

          Aunque sus letras siempre son bellas.

          Besos.

          • Hija del Sol

            No se preocupe amigo, en cuestiones relacionadas con el amor, no hace falta entender mucho, tan sólo apreciar y/o vivir... desde la belleza del mismo.

            Un beso agradecido ;)



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.