Jesús Lantigua

CUANDO POR EL MONTE ANDUVE

 

 

Junto a mi hermosa bahía

navegué hasta el horizonte,

sin apartarme del monte

donde mi asombro crecía.

La pupila bendecía

el verso azul sin la nube.

Impronta hermosa que tuve

una tarde de verano

desde mi suelo cubano

cuando por el monte anduve.

 

Cruza la extensa bahía

la silueta de un velero;

desde el puerto hasta el estero

el paisaje es alegría.

 

Regresé a mis verdes lares

con la sorpresa marcada,

cuando el sol en llamarada

se escondía en los palmares.

Recordaba los lugares

donde con deleite estuve.

Y esa noche me entretuve

dibujando en las pupilas

las aguas que vi tranquilas

cuando por el monte anduve.

 

Cruza la extensa bahía

la silueta de un velero;

desde el puerto hasta el estero

el paisaje es alegría.

 

Comentarios3

  • nellycastell




    Maravilloso versar, con sabor a palmera a todo lo que huele a mi Cuba, siempre que te leo me llega ese olor, te abrazo mi querido Jesús

    • Jesús Lantigua

      Eso es algo que vive en nosotros y que sabe a guarapo y caimito, que se escurre entre las manos como agua de manantiales; algo que vemos con la transparencia de nuestro espacio y oimos en serenata peremne de sinsontes y cabreros. Es un sentir vitalicio de nuestras sensibilidades islenas. Te agradezco mucho. Besos.

    • cecily olwood

      me encanta sos un gran admirador de la belleza que supo expresarlo en su poema
      suerte

    • la negra rodriguez

      Que belloa descrpcion del apiseaje marino y evocacion de las verdes pradera, es como ver d esd ela cma de una mon taña el azul del mar. HEWrmoso poema recluta y le cuento que se les dios la bieveida al cuarte y en mi galeria tien su escudo.
      besos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.