ermanue

¿ASÍ SOY YO?





¿Qué estoy haciendo? 

¿Así soy yo? 

¿O quiero hacerlo creer?

¿Estoy fingiendo? 

¿He creado este papel?

Aquellos que me conocen

deberían responder...

Me siento tan confundido

que, ni yo mismo lo sé.

Aparento que estoy bien,

publico verdades a medias

ya que nadie puede ver

nada dentro de mis venas.

¿Qué quiero yo demostrar?

¿Que puedo vivir sin ella?

Me engaño solo...¡es verdad!

Sigo sin rumbo ni estrella

que me guíe, que ilumine

mi vida rota y deshecha.

(ERMANUÉ)

 — 

Comentarios2

  • Hugo Emilio Ocanto

    Vive a tu manera.
    Vívela tratando de ser feliz,
    pero no destruyas tu vida.
    ¡Vive! Pero no te mates
    sin darte cuenta
    de lo que haces...
    No fumes de esa manera, poeta.
    Te hará con el tiempo
    mucho mal, y te arrepentirás...
    Todavía estás a tiempo
    para mandarlo a la mierda.
    Cuídate.
    No toda la gente es mala y cruel.
    Confía en alguien.
    Reza, y ama a Jesús...

    • ermanue

      ¿En quién puedo confiar?, cuando todos van a su avío e intereses. Cada momento veo como en mi cara, intentan aprovecharse de mí y de pronto reviento en cólera antes esos tipos que dicen que me aprecian. Están a mi lado intentando chuparme la sangre, creyendo que no me doy cuenta y no saben que dejo hasta un límite que logren su objetivo, dejo que se cobren el favor que me hicieron, ya que nadie es como yo que hago favores a cambio de nada. Ven que estoy solo e intentan echarme una mano, pero luego quieren copas gratis y es cuando exploto. No puedo confiar en nadie, ¡NADIE! GRACIAS HUGO.

      • Hugo Emilio Ocanto

        ¿Tampoco en mí confías?

      • Hay 2 comentarios más

      • Amorina

        Siento que no alcanzan las palabras que puedan reconfortar tu espíritu atormentado, como le dices a Hugo es mucha la distancia.
        Igual te envío mi abrazo

        • ermanue

          Esto ya lo he vivido antes, y sé que será duro un tiempo, pero pasará y volveré a ser el que fui, aunque ahora me camufle entre amores ficticios o inventados. Incluso dejando el oficio de cantar y escribir por el de proxeneta. Puede que lo esté haciendo en venganza hacia la mujer, porque el caso es que luego no aprovecho su beneficio, soy incapaz de aceptar el fruto de ese trabajo que en verdad yo tan solo soy el enlace. No sirvo para beneficiarme a costa de una mujer, ni de nadie. Pero aquí sigo escondido entre caras bonitas y promesas que sé que son mentiras obligadas. Un abrazo.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.