Murialdo Chicaiza

EL HAMBRE



  

El hambre me corroe el vientre

escalda mis órganos, me tuesta,

mi hambre es ese letargo

en que creo estar vivo pero desfallezco.

 

Mi boca está seca y amarga

-es una fruta que me hiere y sangra-

Mi corazón es apenas un tambor de lata

que un niño debió haber olvidado

en algún camarote de algún tren

que cruza por algún país de nieve.

 

Y siento un dolor tan mío

como deberá ser el dolor

de los que se sacian para luego regurgitar.

El hambre es dulce y me adormece

me lleva a un país de niebla y sequedad

donde creo ver flores marchitas,

creo morder el polvo, saborear el barro.

 

Mientras que mi cuerpo quiere vida

me consumo: muerdo mi corazón

mis músculos se derriten, ya no hay dolor

en un aterrador mecanismo de defensa

mis ojos son descomunales e interrogan.

 

Mis cabellos son un despojo de opacidad,

me persiguen las aves de rapiña

todos esperan mi muerte

desde sus mesas que imagino.

Y me quedo solo en esta pequeña inmensidad

reducido a un punto, a una línea

soy un número que se suma al infinito.

 

Solo quiero un espacio para mi desolado cuerpo

un derecho, una derrota, no me lastimen

Solo quiero un último suspiro…

 

 

 

Comentarios5

  • victolman

    No encuentro la relación del título, con el poema... a no haya de ser que te sientas como un niño... si fuere así te dejo este comentario ok?..

    La injusticia social para con los más desvalidos reina en todo el orbe... Las intenciones mediocres de los políticos solo aspiran a llenarse los bolsillos... Llegará el día en que sus sufrimientos se convertiran en la tan ansiada paz que anhelan...

    Saludo tus bellos versos y su reflexivo contenido...

    Abrazos poeta amigo.

    • Murialdo Chicaiza

      Gracias amigo por el comentario. En el poema intento ponerme en los zapatos (si los tuviera) de un niño con hambre. Trato de pensar lo que el pensaría, sentir lo qu él sentiría. Soy yo mismo muriendo de hambre. Por eso, para otra página de poesía lo llamaré "mi hambre".
      Siempre es grato tu apoyo y comentario.

      Un abrazo para el Perú.

    • Beatriz Blanca

      Es realmente como una radiografía del verdadero sentir, cuando hay hambre, yo diría que logras muy bien describir como se siente cuando un ser, niño o adulto, sufre por la falta de alimento. Es muy duro pero muy bien logrado.
      Gracias por compartir.
      Un amistoso abrazo.

    • Hugo Emilio Ocanto

      Un muy buen poema que da que pensar, poeta y reflexionar.
      El hambre debe ser terrible haberlo vivido.
      Hay tantos seres que lo padecen...
      Tratar de ayudar, de solidarizarse con el que lo padece, es lo que todo humano tendríamos que hacer.
      Y de paso, los gobernantes también...
      Mi saludo, poeta.
      Hugo Emilio.

    • Nicko Schroder

      Fuerte relato, gran intención totalmente palpable la que expones. No sé si debería decir "me gustó", pero lo conservaré como uno de los mejores que he leído hasta ahora.

      Saludos.

      • Murialdo Chicaiza

        Recibo tus palabras, amigo, como un cumplido que me ayudará a seguir adelante y creará un compromiso para mejorar.

      • la negra rodriguez

        Es una fruta amarga que emerge desde las entrañas , hermoso poema y claro que tiene que v er con el titulo.
        besos.

        • Murialdo Chicaiza

          Gracias mi paisana querida. Siempre me dejas grandes lecciones.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.