Josefina 46

YAKY DOS

Llegaste de pequeñita a nuestro hogar

en el lugar de nuestra primera perra,

pues tu amo se sentía muy triste

al haberla perdido a ella.


Te pusimos su nombre

aunque en nada te parecías,

traviesa y peluda tanto crecías

que casi en su casita no cabías.


A tu amo le devolviste tanta alegría

que de Yaky Uno casi se olvidó,

reanudando los bellos momentos

para disfrute de los dos.


Salíais al despertar el alba

cuando tu amo quedó inactivo,

cruzando valles y montañas

siendo tú su hobby preferido.


Pero un mal día tu amo enfermó

y tú y yo a él nos tuvimos que adaptar,

sentada paciente solías mirarnos

mientras le ponía las zapatillas de pasear.


Salíamos los tres hasta que empeoró,

siguieron largas horas de vigilia,

tú, echada a los pies de su cama

casi un ser humano me parecías.


Ahora que los dos me habéis dejado 

y salgo a pasear sin ti y sin él,

de los campos se apagaron sus colores

y el eco de tu nombre se ha dormido sin querer.


Fina 


Comentarios1

  • 4p0r14

    Hermoso, los animales son tan bellos, y los vínculos que se crean con sus dueños, son tan firmes, que pasan a formar parte de la familia, y por consiguiente del amor y la protección mutua. lindo poema gracias y un saludo

    • Josefina 46

      Buenas tardes: Muchas gracias por entrar en este humilde portal y comprender los sentimientos que me llevan a plasmar en versos el amor por mi perrita, Yaky Dos...
      Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.