cecily olwood

la sangre

Me ahuyenta mi sangre infame

con su incapacidad de amarme

y su dañino recorrido

por mi cuerpo tan herido.

 

No concibo la obligación 

de vivir con la preocupación

de no poder dar mí afecto

a quienes me une este parentesco.

 

Ahora solo puedo amar

a quien no me ha hecho llorar 

y no siente pasar por sus venas 

lo que me ha traido dolencias.

 

Comentarios2

  • Raúl Daniel

    A los parientes te los da la sangre..
    A los amigos el corazón..
    A los primeros te imponen obligación de amarles..
    A los segundos les amas porque quieres..
    Un abrazo..
    R_D

  • Rodolfo Valen

    La familia la heredamos a los amigos los elegimos y ahí radica lo esencial.
    Breve pero concreto, felicitaciones.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.