Eugenio Sánchez

CULTIVO DE PAPA



  Van los mingueros, lampilla al hombro 

a shigullar las papas allá  en la loma, 

el dueño de la chacra  con botella en mano 

y cargando la alforja de coca. 

 

Sentados sobre  la pirca echan el bolo,    

mientras  vuela la perdiz abandonando el nido, 

 la nubes blancas  pasan  lentamente  

 en el azulado cielo andino. 

 

El sol calienta   a la tierra y la hace fértil, 

el viento extiende el perfume de las flores, 

fumarolas  blancas exhalan las praderas   

y en el dulce  aroma a  tierra húmeda me regocijo.  

 

Don Redulfo  Reyes  con  su  caja y flauta,  

arranca   sus melódicas   tonadas 

que  alienta  a los mingueros   

y empieza la jornada. 

 

El huayra  toma la delantera 

y al son de la caja caen los lampillazos, 

 van  y vienen, van y vienen,  surco  a surco 

bajo el abrasador sol julcanero. 

 

Don  Evaristo, el dueño de la chacra, 

 va repartiendo la chicha  ensoñadora, 

que da valor y da fuerza a los tendones 

y cual  néctar milagroso     endulza   el alma . 

 

Ya es hora de almorzar, todos   votan el bolo, 

en una esquina de la chacra, la cocinera 

 con las ollas  humeantes, repletas

 con cecina de vaca,  papas y  mote de trigo. 

 

El perro  mira triste esperando un descuido,  

o esperando  los restos, cuando todos se hayan ido.  

“Salú, salú  con la chicha de jora 

que la chacra está de nuestra cuenta”. 

 

 Entre risas conversas y caleadas, 

va quedando la tierra removida;  

 el cajero  borracho ni sabe lo que toca, 

que importa eso, si la papa ya está shiguillada.

 

Eugenio Sánchez

 

 

Comentarios6

  • LAYA MIR MAR

    Leo tu poema con mucho amor, y en mi ignorancia, no entiendo la mayoría de las palabras que empleas, pero no me importa, capto lo principal, la sencillez y la grandeza del labor de la tierra y la paz que trasmite tu poema, recuerdo mi niñez y el campo de Castilla en España, seguro que igual que tu tierra, hermoso tu escrito como pocos, hermosa tu gente y su forma de vida, en esas cosas tan simples esta la grandeza de la felicidad de cada día...
    Simplemente Precioso.
    Quien hubiera podido estar ahi en ese dia y momento!

    LAYA MIR MAR

  • Andrés Mª

    Bella estampa de esa labor agrícola con multitud de matices, que lo adornan con mucho detalle y expresividad.
    Abrazos.
    El Poeta del Amor

  • Beatriz Blanca

    Nos describe el cultivo de la papa de una forma tan auténtica que nos permite olfatear el olor de la tierra. Es un poema bellísimo y muy educativo para quienes vivimos en la ciudad. Gracias sinceras.
    Mi saludo y admiración.

  • CARMEN DIEZ TORIO

    Me encanto mi querido amigo como describes esa faena agricola donde el olor a tierra y alegría hacen del trabajo una verdadera fiesta. Un placer pasar por esas costumbres de tu tierra que tan bellamente nos has dibujado. Un beso

  • Violeta

    GRAN HOMENAJE AL AGRICULTOR...EXCELENTE ESTO ES LO TUYO JOSE VERDADERAMENTE .... LLEVAS DÍAS SIN REGAÑARME TE EXTRAÑO...BESOS

  • la negra rodriguez

    Tus poemas que hablan de la tierra, de las actividades del campesino, de sus costumbres y de su identidad, tienen una magia deslumbrante adornada con imágenes que hacen que quien te lee , se transporte a ese sitio o parece ver una película, además mantiene una armonía, una musicalización propia acorde con tu sentir de hombre que ama su tierra, Es más se siente la humedad de esa tierra. en mi particularidad, recordé al leerlo lo que el guía del Cusco hablaba de las propiedades que debe tener un terreno para ser sembradas la gran variedad de papas, que debe set de acorde a la altura.
    Hermoso poema
    Silvi.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.