Alek Hine

ME GUSTARÍA, MADRE...

(soneto inglés alejandrino)

 

Me gustaría, madre, mirar tu rostro pulcro,

creer que no reposas en esa tumba oscura,

porque si bien tu cuerpo se aloja en el sepulcro,

se remontó tu esencia, tu espíritu a la altura.

 

Quisiera que al llamado de mi entendible anhelo,

de pronto apareciera tu imagen amorosa,

trayéndome noticias del más arcano cielo,

contándome detalles de la Ciudad piadosa.

 

Y que por un momento, de vívida materia

tu efigie se tornara; sentir en el abrazo,

que similar abrigo la mundanal miseria

encuentra en el refugio del divinal regazo.

 

Me gustaría, madre, besar tu blanca frente...

Un sueño —si pasara— sería solamente.

Comentarios1

  • Ludvaldo

    Eres grande.
    Dudas de Él, ¡pero Él esta contigo y en ti y tú con Él y en Él!

    Un abrazo, poeta.

    • Alek Hine

      Gracias una vez más por opinar, que es una de las cosas que dan sentido a lo que escribimos, pues no se trata de elogiar solo por hacerlo —con el riesgo de caer en la lisonja—, sino que la alabanza verdaderamente sea meritoria, para que así como el ego gusta del encomio, también pueda disfrutar de una crítica ilustrada —o por lo menos bien informada en lo que ésta pueda señalar.

      Sobre mis dudas (?), quizás después trate más a fondo el asunto.

      Recibe también un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.