Raúl Daniel

Carta A Mi Tía Luisa (para ser leída en el cielo)


AVISO DE AUSENCIA DE Raúl Daniel
Estimados amigos de Poema del Alma: Debido a vicisitudes muy extensas de relatar me vi alejado de la página, hoy intento regresar, paulatinamente iré subiendo algunos poemas que ya publiqué, por lo que les pido paciencia, pues es por ahora todo lo que puedo hacer, gracias por vuestra comprensión.

Carta A Mi Tía Luisa (para ser leída en el cielo)

 

Te fuiste sin avisarme

(aunque sabía que lo harías).

La última carta de mi madre

me trajo la necro-noticia...

y después de algunos días

estoy con ganas de hablarte...

 

¡Claro!, será en el espíritu,

de otra forma no podría,

y, Dios mediante, ¡en el verbo

alado de mi poesía!

 

¡Mi querida tía Luisa...!

que transitaste la vida

sin hijos y sin marido,

renunciando a tus derechos

por un servicio abnegado

a tu madre viuda y enferma

y a esas tiernas, huérfanas

criaturas: tus hermanos...

y tal vez, ya por costumbre,

a todos... dándote y dando...

Tu tiempo se fue pasando

y me tocó una gran parte

(como sobrino y ahijado).

 

¡Cuán mal que te he pagado,

siendo aquél que más amaste!,

fuiste tía, padre y madre

¡y nunca me reprochaste!

 

Hoy prefiero recordarte

antes de estar jubilada,

en tus mejores momentos,

cuando más te prodigabas,

en mi escuela primaria

(como ordenanza y portera),

¡cuánto orgullo que me daba

ver que todos te querías

y ponían por ejemplo!

 

Servicial, dispuesta, amable,

¡nunca se te oyó gritar

ni exhalar ninguna queja!,

al contrario, dabas gracias

a Jesús, siempre y por todo,

consiguiendo de ese modo

ser digna de toda confianza,

pero para tu desgracia:

también ¡bastante envidiable!

 

Y hablaron mal de ti...

(los de siempre, los mediocres),

pero tú igual los amaste

y serviste sin reproches...

y aunque austera y sin vicios:

¡fue el servicio tu derroche!

 

 No predicaste tu fe,

tu vida fue el testimonio,

nunca hablaste del demonio

(tal vez no lo conociste),

¡tan ocupada en dar!,

que en hechos y no palabras

al Evangelio me diste...

 

Haciéndome la comida,

protegiéndome en tu casa,

lavando y planchando mi ropa,

regalándome hasta plata,

¡toda palabra me es poca

y se anuda mi garganta!

 

Hace mucho que no estamos

compartiendo nuestras vidas,

pero sigues a mi lado

como patrón de medida;

para saber te comparo,

cuando quiero entendimiento

en cuestiones de egoísmo,

piedad o desprendimiento;

aunque ausente, eres mi espejo

de descubrir la mentira...

 

Yo no sé muy bien los tiempos

ni el rigor ni las sazones,

pero sí las condiciones, precio y  calidad

que estipuló el Maestro:

Amor, Esperanza, Fe,

Misericordia, Justicia...

¡Nos veremos otra vez,

con toda seguridad!

 

(Y será una eternidad

que tu amor devolveré).

Comentarios5

  • Isabella Eye Gren.

    Sin palabras esta bellísimo en todo su esplendor saludos amigo felicitaciones.

    • Raúl Daniel

      Gracias Miriam, por tanto calor en tu comentario.. me estimulas a no cejar..
      Un gran abrazo fraterno..
      Raúl Daniel

    • Cesar Zamora

      Hermoso homenaje a tu querida tia, mi hermano Raul, un abrazo grande para ti poeta

      • Raúl Daniel

        Fue un ser extraordinario.. Yo quisiera llegarle a los talones..
        Muchas bendiciones..

      • Maria Isabel Velasquez

        ELLA LA LEERÁ EN SU CIELO Y MIL GRACIAS TE DARÁ... PROTEGIÉNDOTE Y ANIMÁNDOTE A SER MEJOR CADA DÍA
        FELIZ FIN DE SEMANA
        ABRAZOS DTB

        • Raúl Daniel

          Gracia María por tus cálidas y amorosas palabras..
          Dios te bendiga a ti también eternamente!
          Un gran abrazo fraterno.
          Raúl Daniel

        • la negra rodriguez

          Ay amigo. cuantas vivencias nos trsdmtes a través de tus letras, de verdad son cosas a veces comunes pero que copbran umportancoa por lo que dejan en nuestra identidad.
          besos,

          • Raúl Daniel

            Así como dices es Silvi.. es que hemos trastocado tanto los valores!.. hasta que a veces por un pedazo de piedra (que decimos que es preciosa) se ha llegado a quitar la vida a un ser humano.. Para mí es más importante un beso o una caricia que un zafiro o un rubí.. por más chiquitito que sea el beso o la caricia.. por más grandes que sean las piedras!
            Te envío un fuerte abrazo!
            Raúl Daniel

          • santos castro checa

            Siento mucho lo de la temprana partida de ese ser, parte inigualable de tu vida; siento lo de tu separación de tu compañera.
            Amigo y hermano: te doy mi mano y mi alma. Te comprendo y comparto tus sentimientos.
            Abrazos hermano.

            • Raúl Daniel

              Santos.. Cuánta importancia tienen las palabras con qué siempre comentas mis letras.. yo doy gracias a Dios por tus expresiones y por tu empatía..
              Te mando un gran abrazo!
              Raúl Daniel



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.