Malvina Villegas

Abondono de esencia.

¡Oh, amor!
Te he visto recorrer los caminos de mi mente,
perdiéndote en las penumbras de lo que solía ser tu hogar,
tu sitio voluntario y no por recordarte.
He sentido aquel aroma penetrando por entero mi cuerpo,
adueñándose de lo que ya es dueño, aún sin tenerte aquí
convirtiendo mi rutina en los pasos que no das,
en el eco del adiós que resuena sin firmeza cuando tus labios lo dijeron.


¡Oh, amor!
Te he soñado en mis adentros como el paisaje a conocer,
nuevamente a descubrir,
como caballero sin rostro
reconociendo sólo el alma que te acompañaba
en los principios de aquel amor,
¿recuerdas?
He volado de la mano al olvido creciendo a diario junto a ti,
desintegrándome en el aire cual mota de polvo sin valor,
ahuyentando así la vida,
siendo más materia que mi propio ser.


He sabido amarte a la luz de la luna
y a los ojos de quien supo admirarnos,
mas hoy del silencio y a oscura
depende la vida de él.

 


Te aseguro, amor mío, tu sonrisa de papel y tinta
da vida a mi resistencia.

Comentarios6

  • Quetzalli

    Maravilloso, me a gustado mucho
    Saludos y eternas letras.

    - Eleanor

    • Malvina Villegas

      Muchas gracias!
      En las letras nos encontraremos.

    • andres fernandez ruiz

      Ese final me ha encantado.
      Saludos.

      • Malvina Villegas

        A veces el final es la verdadera fuerza.

        Gracias por leer.
        Saludos!!

      • LEO HENRY

        EStá precioso el poema. De seguro te perfilas como una gran poetisa del este portal.

        • Malvina Villegas

          Muchísimas gracias!!
          Sólo espero tocar una pequeña parte del corazón de quienes me leen. Eso ya sería mucho para mí.

        • Poeta del Silencio

          bienvenida a este portal, gracias por compartir hermosos versos, llenos de pasión y delicadeza, saludos y abrazos de este poeta del silencio.

          • Malvina Villegas

            Gracias por recibirme con tan lindas palabras! Un placer para mí compartir cada sentir en este portal.
            Abrazos..

          • Hernandez G

            Un remolino de sentimientos, nostalgia agitada al viento, pétalos cayendo de la rosa que espino la mano, que escribió las notas que dan vida a la poesía escondida entre tus letras. Ojala que la melancolía dure un instante y la felicidad sea eterna. Recibe unos Gratos y Afectuosos Saludos.

            • Malvina Villegas

              Tanto la felicidad como la melancolía son estados del alma, de la mente y del sentir. Intento con ellas alcanzar el punto medio para así lograr darles vida a través de mis manos.
              Agradezco cada una de tus palabras. Nos encontramos en futuras letras.

            • AH

              se puede abandonar la esencia, mas no olvidar por qué una vez fue rutina...



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.