j.ll.folch

La llegada del que ora

 

Cuanta lagrima de cera atesora
ese cirio, que eterno nos conduce
a un mundo de misterio que trasluce,
hacia una innegociable he incierta aurora.

Cuanta lagrima seca cuando el llora
roza su blanca piel que nos seduce;
su amarillenta luz que reproduce
del futuro una eterna cruel demora.

Infinitos y agónicos fulgores,
testifican las sombras cada hora.
No pagan en el mundo los favores

las lagrimas que el tiempo vil demora;
mas lagrimas de cera que hoy son flores
aguardan la llegada del que ora.

24/3/14 j.ll.folch

La llegada del que ora por j.ll.folch se distribuye bajo una Licencia Creative Commons



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.