Murialdo Chicaiza

PRESAGIO



  

Nunca más regresaré al mar

y el mar sé que me espera

bullendo entre los acantilados

azul y triste, esperando.

 

Sé que no miraré ya más

con mis ojos llenos de asombro

aquellas lágrimas azules y distantes

no veré veleros al atardecer

ni gaviotas desesperadas.

 

Es la paz y su cuerpo horizontal

que siempre necesité, aturdido

entre mis dolores y nostalgias.

No esperes más, que descanse tu vientre

que está preñado de menos vida

a tu patria de sal la doy por perdida

ya jamás mis brazos se agitarán

evitando que me tragues

no lucharé contra ti, ángel caído,

ni regresaré a la playa casi muerto.

 

Nunca más sentiré tu energía

que me lleva a los orígenes de la vida

ni oiré ya más tu rumor de lamentos enlutados.

 

 

 

 

Comentarios2

  • Ayelén

    Un placer pasar por tu rincón.
    Saluditos, abracitos.
    Ayelén.




  • la negra rodriguez

    No sé los motivos para no volver, pero a veces es bueno estar a solas con el amr y su rugir de caracolas y espumantes olas.
    besos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.