María

De celos y conjuros

Aún con su esposa al lado miraba jovencitas  notoriamente. La mujer, todavía lozana y en su esplendor, celosa, visitó a una anciana “hechicera”. Cada mañana debía verter diez gotas de una pócima en el café de su marido.


Al décimo día el hombre amaneció con una especie de orejeras, como las se les colocan a los caballos. Solo las distinguía su compañera, nadie más las detectaba. “Mágicamente” pasó a contemplar solamente a su esposa quien  debía abonarle a la “bruja”  una cuota mensual.


La señora creyó que en un año había cancelado su pago, tal como se había pactado. Pero luego de ese lapso desaparecieron  las “orejeras” y su esposo retomó el vicio. Ella no tuvo más opción que negociar con la anciana  “hechicera” un pacto injusto y cruel: a cambio de su propia juventud se aseguraba la mirada exclusiva del marido. Pagó un alto costo, pero por otro lado comenzó a sentir una paz única.

Comentarios13

  • la negra rodriguez

    Lo que logran algunos hombres que la mujeres hagan tonterías, jajaj muy bueno María.
    besos.

    • María

      Seguro que conocés a más de una mujer que fue a consultar, verdad? Es algo bastante más común de lo que uno piensa. Gracias =) Buen martes.
      Besos,
      Meri.-

    • Luzbelito

      Uff, me da miedito este relato. Me asustan un poco los personajes posesivos, ja,ja,ja... Pero que las hay, las hay...Ambas, brujas y posesivas :-D :-D . Es un lindo cuento para ir dormir con una poética reflexión... Los costos de nuestras elecciones. Como siempre, un placer degustar tus manjares literarios y humanos, que la noche te agasaje con su calma y su belleza. Un gran abrazo, querida amiga. Besos enormes! Desde un Bs. As. que no está estrellado ni tiritan los astros, azules a lo lejos...

      • María

        =) Claro que existen ambas tipologías de mujeres, esto no se da tanto entre hombres, verdad? De todas formas es como una sátira de algunas situaciones muy reales.
        Besos!
        Meri.-

        • Luzbelito

          Ah, no se, la escritora es usted, y usted eligió así a los personajes :-D Casualmente cuando leía tu relato, me sonreía por dentro porque hace dos semanas, en un asado en la casa de mis padres, mi tía, de 80 años, hermana de mi ya difunto abuelo materno, se despachó tal cual con una historia entre él y mi ya también difunta abuela materna, ergo, su esposa. Y pensaba y me reia, porque vos fuiste bastante piadosa con ese hombre, ya que el conjuro era sobre sus ojos; pero al parecer mi abuelita no se anduvo con chiquitas y le preocuban otras cosas mucho más...cómo decirlo, particulares del cuerpo de mi abuelo :-D imagínate, después que terminé de escuchar la historia, deseaba al mismo tiempo, ya que estaban ventilando trapitos sucios, ja,ja,ja, que mi madre me dijera que era adoptado, ja,ja,ja. :-D Viste, a veces la realidad supera la ficción, querida Meri!! :-D Besos enormes, que tengas un lindo día...


          Luzbelito ( que después de confesarse va a escribir desde la clandestinidad, ja,ja,ja :-D )

        • Hay 1 comentario más

        • Margarita Dimartino de Paoli

          UY...UY...UYYY!!!! MERY ME DA UN POQUITO DE MIEDO ESTE TRATO PERVERSO Y ESQUIZOFRÉNICO DE LA MUJER.... MIRA QUE PERDER SU JUVENTUD PARA TENER SU MIRADA....!

          NI LOQUITA DE AMOR, HARÍA ESO.... JAJAJA!!!!

          UN BESO A LA DISTANCIA AMIGA.-

          MARGARITA

          • María

            =) Creo que el escrito salió un tanto extremo!! Gracias por comentarlo, Amiga Marga!
            Besos,
            Meri.-

          • bambam

            Hermosa disertación amiga maría
            besos
            bambam

            • María

              Gracias Bambam.
              Besos,
              Meri.-

            • kavanarudén

              Mi dejas pensando amiga.
              No sé... pagar con su juventud un conjuro pero conseguir la paz.
              Un alto precio pero se consigue un bien.
              El amor es extraño, como las personas obviamente. Ser tu misma, dejar al otro libre de serlo, los celos signo de inseguridad.....
              Un hermoso relato que me deja reflexionando, eso es hermoso, porque algo ha movido dentro.
              Me ancantò.

              Te mando un fuerte abrazo. Ahora a correr, tengo que trabajar.

              Un fuerte abrazo

              Kavi

              • María

                Me alegra que te haya gustado. Sí, la verdad es que es un tanto extremo =) Bueno, es una sátira, ajajaj, pero creo que á muchos no les agradó, no fue mi intención.
                Que tengas una buena jornada. Y nos seguimos leyendo.
                Besos,
                Meri.-

              • Violeta

                MUY BUENO ASÍ SON LAS COSAS .. HECHIZERIAS VENGAN A MI PARA LUCIR AL GUSTO DE QUIENES QUIEREN VER BIEN... ELOCUENTE Y CERTERO TU ESCRITO..BESOS

              • María

                =) Eso ante todo, estoy de acuerdo, Amiga.
                Cariños!
                Meri.-

              • Maria Hodunok.

                Un poco escalofriante Meri, creo que con cariño y amor, se puede mantener mejor al marido. Pero te salió muy lindo este relato, un tema bastante dificil, pero vos lo desarrollaste de maravillas.
                Me gustó, poetisa.

                SALUDITOS MIL.

                • María

                  Gracias, Mi Querida María!! Es muy grato saber que me leés =) Te deseo una regia tarde, Amiga Poetisa!
                  Un abrazo,
                  Meri.-

                • El Hombre de la Rosa

                  Muy gratificante y hermosa la lectura de tu poema amiga María
                  Saludos de amistad de Críspulo

                • María

                  Gracias Críspulo Querido.
                  Abrazo,
                  Meri.-

                • Enrique del Nilo

                  Que crueldad de tus personajes
                  bañados con fuentes de realidad;
                  hombres pretendiendo jovensitas
                  con un compromiso a la par...
                  una mujer esclavizando
                  lo que ansía libertad...

                  ¡Ay María!
                  ¡cuánta crueldad!
                  has podido hoy imaginar

                • Andrés Mª

                  Yo no encuentro "extremo" tu discurso en este cuento. Cada cual se las arregla como puede dentro de su entender. Y esta mujer sacrificó hasta su propia juventud porque su marido sólo tuviera ojos para ella.
                  Una muy buena sátira.
                  Abrazos del corazón.
                  Andrés Mª Contel

                  • María

                    Así lo veo yo, como una sátira =) Gracias por leerme, Andrés!!
                    Abrazo,
                    Meri.-

                  • Hugo Emilio Ocanto

                    Sinceramente, tu tema me ha impactado y agradado mucho Meri.
                    Te felicito.
                    Mi saludo.
                    Hugo Emilio.

                    • María

                      Me alegra tu paso por mis letras =)
                      Saluditos,
                      Meri.-



                    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.