santiago calderon

La luna estaba...

La luna estaba así:

Entera, como nunca,

Impasible, como siempre,

Y limpia, como tú.

 

Nos invadía,

Nos inundaba.

 

Estaba clara, tan clara,

Que se deshizo el cielo estrellado,

Entre sus fulgores,

Como yo deshice mis labios

Recorriendo tu espalda.

 

Estaba guardando,

Entre sus secretos,

La forma en que abandonamos

Nuestros pudores

Al filo del alba.

 

Nos invadía,

Llenaba cada espacio,

Cada rincón celular

Con su tímida luz

Y su tibia mirada.

 

Mis ganas de derramaban en ti

En tu cuerpo de maga,

En tus pies,

Que marcan pasos de nostalgia,

En tus risas, en tu llanto,

En todo lo que tú eres y no, a veces,

Y en todo lo que tienes

Y en ese vacío que te falta.

 

Nos invadía,

Como el vendaval helado

Sobre los cuerpos desnudos,

Y las caricias marcadas.

 

La luna estaba así:

Clara, tan clara,

Como tus gestos,

Tus piernas aladas.

Como la palabra que se pierde

Entre tanto gemido,

Y el silencio que germina

Entre tanta mirada.

Comentarios4

  • Paco Jose Gonzalez

    Gran poema.

  • Rial Rodriguez

    Hermoso poema, realmente maravilloso, me ha dejado con una muy buena sensación.

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermosas y gratificantes son tus preciadas letras anigo Santiago
    Saludos de amitad y afecto...
    Críspulo el Hombre de la Rosa...

  • david98

    buen poema amigo santiago me gusto mucho.


    saludes



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.