Miguel Cruz

La tierna corriente de la Blanca noche

 

Nadando en una blanca noche de enero, seducido

 por lo manso del mar. Su renovacion fue constante

 con la luna brillando en el mar.

 Despreocupado, la orilla desaparecia, la fuerza

 sobrehumana  por volver, despues

 de haber subestimado la pasible corriente en contra.

    

La blanca noche se trasformo en una negra madrugada

de torrenciales diluvios amontonados,

con la fuerza de

un adios despues de haber sido facilmente seducidos,

por la blanca y dulcemente amante ocasional.

 

De casuales noches de luna,un pedazdito fue cediendo

y otro engolosinamiento se fue aberiendo mas espacio.

A lo que el centro de  su ritmo, giro a su dulzura,

que magnetizado estara con fuerza nandando

  

acalmbradamente, a contracorriente con la orilla

mas lejano que en lo imaginario.  

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Gratificante la lectura de tus letras amigo Miguel Cruz
    Mandame tu correo de Internet y te regalo uno de mis libros
    Saludos y amistad de Críspulo

    • Miguel Cruz

      Gracias "Hombre de la Rosa".
      Mi correo es : ibustos1981@hotmail.com

      saludos.

    • Poeta del Silencio

      versos maravillosos, es todo un arte lo que acabas de escribir.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.