L. Roberto M. Uriostegui

No nos queda nada

De aquella tarde sonriente y diáfana,

no nos queda más que el recuerdo.

Y sí, tu me amaste y yo te amaba

pero hoy, hoy ya no nos queda nada.

 

Ahora pesa dentro de mi tu gran mirada,

el brillo de tus ojos, tu nariz, tu pelo... 

y tu reacción cuando estabas espantada,

aunque salgo, lloro, te busco y no te encuentro.

 

Justo ahora que no estás junto a mi,

recuerdo nuestra realidad mareada

nuestro ímpetu equívoco de mentiras

nuestros miedos pasar por nuestras vidas.

 

Hoy que estamos más que distanciados,

no nos queda nada más que amarnos:

a lo lejos, con una risa cruel y abandonada

aunque te sientas triste... o abrumada.

 

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    Un hermoso poema de amor estimado amigo L Roberto.
    Saludos de amistad de Críspulo...

  • Margarita Dimartino de Paoli

    UN POEMA TRISTE, CON APASIONADO RAZONAMIENTO.-

    UN SALUDO EN LA DISTANCIA.-

    MARGARITA

    • L. Roberto M. Uriostegui

      Me es grato saber que son bien vistas las letras que escribo.
      Un abrazo.

    • Ayelén

      Es un placer leerte.
      Un abrazo desde la distancia.
      Ayelén.

      • L. Roberto M. Uriostegui

        Como placer es ser leído.
        Muchas gracias.
        Un abrazo fraterno.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.