Claire

GINESTRA



Alla libertà si rimane fedeli nelle ore difficili.

Quando è minacciata la si difende: quando è perduta si muore.

Emilio Lussu

 

 

 

 

Sobre este desierto de amarillo

una isla de silencio llueve gritos.

La linea del mar,

dócil como perro adiestrado,

se destiñe

se derrama

se confunde.

 

Cuántas manos sucias te tocaron,

cuna de mi alma,

cuántas famélicas miradas

violaron tus ardores

sin saberte eterna!

 

Tus olas fragmentadas son mi abismo

ahora que tu gente despojada

en ti se ahoga.

 

Hueles a privilegios,

, sangre de pescadores,

aliento de campesinos,

oleaje de colores.

 

Es tu rostro el antifaz

de la apariencia,

el teatro de la miseria,

el puerto de la ignorancia.

 

De ti quedan pequeños sueños

de arena.

Y de tu gente el rastro

de un corazón valiente.

 

Tal vez sea tarde para abrazarte fuerte.

Ya quiero que te cubra la nieve,

quiero que tu azul enmudezca,

quiero tu archipiélago de sol...

 

 Tal vez sea tarde para defenderte,

isla de Ginestra...

Ya te quiero espejo para estrellas,

ya quiero tu mar desmaquillado,

 

 

Ya te quiero mía,

 

te quiero nuestra.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Gratificante y amena ha sido la lectura de tus letras amiga Claire...
    Saludos de sincero afecto de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.