Mélida Berenice Betancourt Sánchez

No quiero que respondas...

Te escribo con la intencion
de desahogar mis sentimientos,
pero no deseo que me leas...
Ardo en deseos locos
e incesantes de amarte
nuevamente,
pero no deseo verte...
Te busco con afan,
enloquesida e inquieta,
pero no deseo encontrarte
ni por coincidencia...
Hoy...
Has repondido un mensaje 
antaño de esos que te mando
cuando la desesperación
me enbriaga...
Mi pasión te escribia;
-Tengo ganas de tu piel,
de tu olor, de tus labios...
¡Tengo ganas de ti!
Y tu lujuría y desdén
me respondieron;
-Te dare sexo cuando
quieras, pero ten claro
que amor no te puedo
dar...
Por más que leo 
tu contestación,
no acepto tu
comentario...
Deseo seguirte escribiendo,
seguirte contando
mis cosas y compartirte
lo mucho que te deseo...
Pero no quiero 
que me respondas...
Y me colmes 
de decepcion.

Comentarios5

  • Poeta del Silencio

    Fantásticos versos, con un toque de melancolía.

  • Alejandro O. de Leon Soto

    Por supuesto que tu tristeza es válida...es inaceptable la forma ruin y soez conque te trata este fulano...., el concepto de tu poesía da para más, y mis respetos para ti por la maravillosa forma de describir tu antagonismo sentimental.....¡que bello poema!.....UN ABRAZO

  • Rene Baron Ramirez

    Contundente, triste y bello poema.

  • jose73

    ¿Y si te miente bonito?
    Qué será mejor, libar la amarga realidad o endulzarla un poquito.
    Muy bonito poema Mélidad, te felicito.

  • Seutónimo

    Qué ingrato es el amor a veces. Ingrato, injusto, hostil y salvaje, como la vida misma. Pero siempre podemos mirar hacia otro lado y aparecen nuevos caminos tal vez más placenteros, tal vez no. Solo podemos dejarnos llevar por el corazón.

    Me ha encantado leerte

    • Mélida Berenice Betancourt Sánchez

      Aunque el corazón nos traicione... gracias por leerme...

      • Seutónimo

        El corazón nunca nos traiciona. Nos traicionan las personas y a veces hasta nosotros mismos, pero el corazón es un perro fiel, que se alegra moviendo la colita cuando está con quien quiere estar, con su amo, y que sufre cuando ese amo ingrato no le hace el caso que merece.
        Gracias a ti por escribir cosas tan bellas.

      • Hay 1 comentario más



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.