juan maria

LA MARIPOSA Y EL CANDIL

Se paseaba la pequeña mariposa,

muy oronda y orgullosa,

alrededor de la llama

que la alumbraba.


La soberbia y vacua criatura,

mirando únicamente su pellejo,

increpó al fuego de mala manera,

y con desparpajo lo acusó...


De que servirias tú, le dijo...

si no tuvieras otra cosa para dar,

que el reflejo de mi belleza,

que se luce como un astro refulgente,

donde tu luz sirve...

para ilumuminar mi danza únicamente?


Al punto respondió la llama...

Tu que crees tonta y vanidosa?

acaso no aprecias ciega mariposa,

que sin mi eres oscuridad...

y yo soy toda gloria,

y a tu danza,

le doy esplendente claridad?


Se consumió finalmente

en el fuego, la mariposa,

y extinguida dejó la llama,

de ser luminosa.

......................................................

 Moraleja: por soberbia fueron tontas,

la llama pasajera y la infatuada mariposa...

Comentarios3

  • Maria Hodunok.

    Bellísimos versos, mi amigo buena onda, y muy profundos.
    Es un encanto leer tanta belleza y que a su vez nos deja una gran moraleja, la verdad, poeta, que hoy te pasaste y te superaste ampliamente.
    Es un placer leerte.

    CARIÑITOS DE BUENA ONDA.

    • juan maria

      Sos un encanto...mi querida Maria...

      Una colorida y bella "papillon"...eres buena...

      muy buena onda...

    • Christian Vivar

      Me gustó el poema, y la amena reflexión que dejaste. Un abrazo , saludos de amistad!

      • juan maria

        Sos muy generoso, amigo Cristian...

        muy buena onda...

      • esthelarez

        ah!
        el fuego se extingue
        después que la belleza sucumbe
        ....
        danzante existencia...
        saludos fraternos
        ;)



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.