Estela Kobs

Culpable

-¿Cómo se declara?

-Culpable señor juez. Ahórrese tiempo y dinero

y condéneme de una vez, a ver si me salva…

-Pero la ley…

-¿Cuál ley?

-La ley que rige para todos, la que nos

ampara, debo darle un proceso justo,

y es legítimo su derecho a la defensa.

 

-No voy a defenderme,

 y le explico para que entienda:

No encontré su alma.

busqué  en cada centímetro de su cuerpo,

empecé por su espalda,

mientras lo abrazaba en un callejón desierto,

busqué en su  boca

todas las veces que le robé un beso.

Otro día hurgué en sus hombros,

y en el perfume de su cuello

cuando los pasos de un viejo tango

él me enseñaba,

y no encontré su alma.

Puedo dibujar sus rodillas

de memoria,

los músculos de sus pantorrillas,

cada vello de su muslo,

la ingle,

puedo describir la gloria

de estar allí anclada,

y no encontré su alma.

El ombligo parecía ser un escondite,

palpé, también su abdomen,

sus tetillas examiné

con tres de mis sentidos,

con los otros dos,

percibí aromas, sazones

pulsos y latidos,

no encontré su alma.

Y pasaban los meses,

y pasaron dos años,

por eso, ese día lo esperé

con un malbec ,

cuatro quesos  y salsa picante,

la luna llena era la trampa,

era imposible que no viniera,

todo lo planeé con la más

premeditada alevosía,

ya no podía con la duda,

ese adonis

 debía tener un alma escondida,

y yo no encontraba.

La música era francesa,

el vino tenía somnífero,

la brisa fue mi cómplice,

usé un cuchillo bañado en salsa

de pimiento con miel negra

y  de un tirón

en lugar de desabrochar su camisa,

le abrí el pecho,

no pudo defenderse,

dominado por la sorpresa, el sedante y el dolor

apenas dio un gemido

y se cayó,

y mire señor juez

todo lo que encontré fue esto;

un corazón,

que como evidencia

presento.

 

-¿Y el alma... porqué usted buscaba el alma de la víctima?

-Supuse que si encontraba su alma,

también encontraría  la mía. Él se llevó mi alma señor juez,

el día que lo conocí ,

quería recuperarla, más no encontré. Condéneme

condéneme de una vez, si encuentra una ley

que rige para un cuerpo sin alma…

y sálveme, que su condena me salve, señor juez.

 

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    Un grato placer leer tus hermosas letras estimada poetisa y fiel amiga Estela...
    Saludos españoles de amistad...
    Críspulo el de la Rosa...

    • Estela Kobs

      Crispulo! Muchas gracias por tu comentario, abrazo!

    • Poemas de Camilo

      Entre tu entendimiento pude estar
      saboreando la dulce memoria,
      porque siendo tu voluntad la gloria
      juntos, la razón pudimos gozar.

      En el registro me puse a soñar
      del poema leyendo bella historia,
      fluyendo entre mis piernas con notoria
      razón, los muslos temblor agitar.

      Anclada en las ingles tu mejor gloria,
      escondite de ombligos el momento,
      la rica voluntad se hizo notoria;

      palpamos del amor el sentimiento
      subiendo entre colinas a la gloria,
      envidia del juez, por nuestro contento.

      Poemas de Camilo

      • Estela Kobs

        :) gracias poeta, cariños!

      • el poeta del abismo

        Muy buena interpretacion entre un amor condenado por un juez,
        Me agrado bastante.
        Saludos de amistad

        • Estela Kobs

          Una historia de culpas sin pena, gracias poeta del abismo, saludos!




        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.