Neptuno

“El rey egocéntrico”

El rey al cual era prohibido mirar a los ojos poseía una cabellera larga y dorada, era una figura imponente. Su traje brillante, como el oro, relucía por donde pasaba. Era un rey egocéntrico, pero tenía un gran secreto…


Ciertamente le encantaba ser admirado, pero prohibía a los demás mirarlo de frente. Vivía en un castillo azulado acompañado, a veces, de bellas damas de blanco,  era un rey bastante vanidoso.


Todas las mañanas estiraba sus cabellos suavemente para que sus súbditos le dedicaran cuidado, vigilando siempre de que nadie lo mire a los ojos.


Un día otra divinidad lo invitó a dar un paseo, el aceptó (aunque a regaña dientes), entonces el rey egocéntrico, salió celosamente de su castillo rumbo a donde lo habían invitado.


Cuando llegaron él se mostraba nervioso, quizás porque iban a descubrir su gran secreto, ¡el rey no sabía nadar!


Cuando se sumergió al agua, todo pedante, argumentando de que como un rey tan majestuoso como él le iba a temer al agua.


Todos miraron acongojados, el rey se estaba ahogando, pero nadie podía hacer nada y lo último que vieron fueron sus cabellos dorados sumergidos en el mar (Sunset), ¡el rey había muerto!

Comentarios3

  • el poeta del abismo

    Me agradan tus poemas , emerges en cada uno alga distinto, algo poco usado en este foro.
    Me gusta tu estilo.
    Saludos de amistad

    • Neptuno

      Agradezco tu fieles lecturas, aprecio mucho tus comentarios. Saludos.

    • Christian Vivar

      Curiosa historia y vacilante destino el del rey aquel. Me gustó. Un abrazo Neptuno!

      • Neptuno

        Gracias amigo

      • Emma Lores

        Trágico final el de este rey, de que le sirvió toda su gloria si en un minuto quedo sepultada por su arrogancia, así es la vida, muchos se ahogan en ella por no confesar sus debilidades, las esconden como si fueran un delito y por su puesto nunca las superan porque no se dejan ayudar. Interesante, me gusto leerte. Saludos

        • Neptuno

          Muchas gracias un saludo de amistad.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.