Federico Rivero Scarani

Los amantes.

Los amantes se miran a los ojos

con la plenitud de un atardecer,

caminan como si flotaran

sobre lagos de agua congelada

y se abrazan con la fuerza de una enredadera,

son admirados por los pájaros

y los perros callejeros que se les acercan,

no titubean en besarse bajo la luna

o bajo el venenoso sol del estío,

los amantes comunican con caricias

sus deseos y secretos,

y siguen doblando a la derecha de un ciprés

eternamente guarecidos de la lluvia

hablando vaya a saber qué silencios,

qué confesiones, qué misterios,

los amantes buscan en la sombra

el refugio para sus besos de caramelo

y aun durante el día no esconden sus caricias

ni sus promesas de que todo sea cierto,

a veces la gente cuando los ve pasar

se callan observándolos maravillados

como si fulgiera una luz sobrenatural

desde sus cuerpos amarrados,

y sus fuerzas se extienden sobre el camino

y no piensan cuánto falta de muerte

que como sombra va quedando atrás.

 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Un grato y hermoso placer leer tus preciadas letras amigo Federico...
    Hermosas tus estrofas..
    Saludos de afecto y amistad...
    Críspulo el de la Rosa...

  • santos castro checa

    Preciosa manera de escribir a esos pasionales amores que dejan huella tan visible, aùn en la oscuridad de la noche.
    Loable composiciòn, compañero Federico.

    Rudavall



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.