Toro Valiente

A mi madrecita

 


A mi madrecita 

              Pedro Eladio Pereira


Mi madre mira a lo lejos 
y su mirada se pierde
más allá del horizonte 
como si no viera nada.
Sus ojos se han vuelto opacos 
con el paso de los años;
cada surco de su rostro 
es la huella de un recuerdo.
Sus labios ya no sonríen
y pareciera que el tiempo
les ha robado alegría.
No está triste, sólo ausente,
encerrada en nuevo mundo
de evocaciones lejanas
que se mezclan en desorden…
Pero es la misma mujer
que se entregó por entero
a su esposo y a sus hijos.
Es la misma a quien la vida
le reservó muy temprano
la más excelsa misión:
ser madre amorosa y buena.
Es la misma que dejó
su adolescencia y su casa
para fundar un hogar. 
Es la misma que tenía
una mirada profunda,
de ojos negros y brillantes.
La de sonrisa chispeante
que iluminaba mi vida.
La que al mismo tiempo exhibía 
una mano suave y dura
que me ha sabido guiar
con firmeza y con ternura.
Es la mujer que cumplía
cien roles sin protestar.
Ama de casa, mamá, 
esposa, mejor niñera,
cocinera, lavandera, 
maestra, buena asesora, 
sicóloga y limpiadora,
confesora y consejera.
Su cerebro le jugó 
una muy mala pasada:
se llamó a jubilación
anticipada y forzosa. 
Y a más de tres mil días
de intensa y fecunda vida 
quiso hacerla descansar
de tanto esfuerzo empleado,
de tanto amor regalado, 
de tanta dedicación, 
de tanta energía dada.
Hoy quisiera que abandones
el merecido descanso,
mamita hermosa y querida. 
Necesito tus regaños
para encaminar mi vida,
necesito tu sonrisa 
para disipar las nubes
que oscurecen mi camino.
Necesito tu dulzura
pero también tu firmeza, 
y no tengo vergüenza alguna
para decirte ante todos: 
necesito a mi niñera, 
a mi primera maestra,
y necesito que escuches
como única consejera
mis dudas y titubeos;
que me ayudes a expulsar
mis demonios y mis miedos.
Necesito repasar
mis primeras oraciones,
aquellas que me enseñaste
apenas pude pronunciar
el nombre de Jesucristo.
Y quiero rememorar 
los deberes y lecciones
que traía de la escuela.
Aunque todo es un pretexto
y lo que en verdad deseo
es volver a ser un niño
y como tal disfrutar
de sin par prerrogativa:
En el nido suave y tibio
de tu regazo de madre
reclinarme para soñar
en un mundo sin maldades
donde todo es justo y bueno,
donde no existen dolores
ni males ni decepciones
ni se lloran las ausencias
ni se permiten traidores.
soñar, mi madre querida,
ya que sólo es fantasía,
que estás velando mi sueño,
mi sueño de niño grande
que te ama y te venera,
que con voz tierna de infante
pero cariño maduro
te dice el Día de la Madre:
¡Salud, Doña Tranquilina!

 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Muy bello tu gracil poema de familia amigo Toro Valiente
    Saludos de afecto y amistad de Críspulo

    • Toro Valiente

      Agradezco tu comentario, y el hecho mismo de leer mi poema. Abrazos desde la distancia!

    • PETALOS DE NOCHE

      Contundente!!!


      Déjame preguntarte algo...?

      ¿Este poema es la obra de otra persona?

      • Toro Valiente

        Don Pétalos de Noche: Estoy complacido de que hayas leído mi declaración de amor a mi madre, pero no entiendo el alcance de tu pregunta. ¿Parece que lo escribió otro? TE aseguro que la destinataria es mi madre. Se llama Doña Tranquilina Rejálaga de Pereira. Tiene hoy 85 años y lamentablemente se ausentó por completo, porque después del ACV perdió el habla. Nadie sabe si nos reconoce. Antes de ello, ya estaba con Alzheimer. Pero está viva y la amo profundamente.

        • PETALOS DE NOCHE

          Bastaba con que me dijeras que la obra es tuya... :)



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.