FELINA

CAMINANDO SOBRE HUELLAS



 

 

Son tantos los caminos recorridos…

Unos... no recuerdo cómo eran,

quizá tenían sembradas astromelias,

o me llevaban a oasis cristalinos.

 

Estarían de grama cobijados...

con soles rosados pincelados

y de lunas menguadas...constelados.

O posiblemente eran caminos escarpados.

 

Otros senderos me llevaron

a laberintos atestados

de muertos acostados.

Mis pies se fatigaron

buscando la salida,

tuve miedo, emprendí la huida.

 

Y, uno, me condujo a un mar de olvido…

Allí, encontré muchas gaviotas

dispersas en la playa… sin bohíos…

una como yo, con alas rotas,

sin poder volar al  cielo añil,

rumiando sola su derrota.

 

Por otros caminos que fui...

amigos ocasionales encontré

y como la efímera primavera,

tuvieron florescencia... perfumaron...

luego ...luego… se marcharon..

 

Otros... sus afectos me brindaron

compartiendo triunfos y lamentos...

algunos duermen sueño eterno,

otros van conmigo hacía el ocaso.

 

Acompasando muy bien los pasos

a todos los llevo de mi mano...

a los que hace poco están conmigo…

y, a los que mi camino

siguieron desde antaño.

 

Cuando tenía menos de seis años

sus colores y cartillas me prestaron...

limpiaron mis lágrimas... las furtivas

y, las que a borbotones de mi manantial salían.

 

 De lágrimas quedaban empapados

los pañuelitos de dibujitos troquelados.

Lloraba tanto que llenaba mares…

Dios me hizo en los lagrimales

un gran torrente para llorar mis males.

 

No sé cómo me aguantaron,

si mis aguaceros nunca menguaron…

Lloraba mucho…mucho… de alegría,

a veces… sólo a veces… de melancolía.

¡No pude encontrar mejores seres humanos,

cómo los amigos que quiero como hermanos!

 

Es difícil los caminos desandar

y los pasos en el tiempo regresar...

es, como si el año tuviese dos eneros,

dos mayos, dos junios, o febreros.

 

Caminar sobre las huellas

que dejó un amor querido,

olvidar lo que causó el olvido.

Soltar las amarras del velero

que vayan las ilusiones sin querellas

como hermosas pasajeras de crucero.

 

En un lienzo pincelar los sentimientos

para que  vivan resguardados en el tiempo.

Vivir lo que no se ha vivido,

coser el corazón partido...

que cada puntada esconda

el dolor de la herida honda

y sentir cada segundo su latido.

 

De las campanas

escuchar su tintineo...

muy adentro,

cimbrando el alma,

cuando el viento

rompiendo la calma

con ímpetu las hace repicar.

 

Sonrojarse

tan sólo con mirarse...

querer volar muy alto...

poder coger las nubes,

el éter... la galaxia

y cuanta estrella haya.

 

Darse cuenta…

Qué, de luceros, inundadas

hay noches bellas,

otras, con luces lánguidas

y constelaciones apagadas

que duermen apaciguadas.

 

Sentir el sol  que acaricia

con sus esplendentes rayos,

tomar la vida con calma y sin prisa,

enredar el amor en los trasmallos,

sentarse frente al mar...

a mirar la tarde que agoniza

con su encanto crepuscular .

 

Sentir en el alma caballos desbocados

con sus crines azotadas por la brisa,

romper las cadenas que nos atan al silencio...

darse cuenta que la libertad no tiene precio.

 

Vivir, amar, volar, al mundo poder clamar

que el amar no tiene final...

si se ama con todo el sentimiento,

si se ama con intensidad

nunca vendrá el sufrimiento.

 

¿Qué es esa claridad que a mis ojos hieren…

y de repente llega a interrumpir el sueño?

confusa, desorientada, me incorporo...

¿todo fue producto de mi ensueño?..

 

Quizá fue un desdoblamiento

que me hizo viajar en el tiempo,

remontándome a eras remotas…

tal vez... a tierras ignotas.

 

Al  mirar mis zapatos

de agujeros estaban llenos

estuve todo el tiempo caminado

por calles y empedrados…

 

caminos escarpados,

por praderas por llanuras,

por caminos de herradura

y por las nieves perpetuas.

 

Sentí mis pies agotados...

sus plantas saturadas

con residuos del pasado…

 

y es que mis pasos desandaron

destinos ancestrales.

Felina

Comentarios5

  • El Hombre de la Rosa

    Sentí mis pies, agotados,
    sus plantas saturadas
    con residuos del pasado…
    como si mis pasos,
    hubiesen desandado
    destinos ancestrales.

    Todos caminamos sobre el destino qiue nuestras huellas marcan en la tierra que pisamos amiga Felina...
    Grandioso tu poema amiga mia
    Saludos y amistad de Críspulo


  • Raúl Daniel

    Guauuu! Qué viaje!.. Cuantas lindas figuras!!.. Sí mi querida hermana en el arte, así es nuestra vida.. las de casi todos.. o por lo menos la de los valientes que nos ANIMAMOS A CAMINAR!!!
    Porqué: "Algunos viven la vida.. pero otros, ¡sólo la ven pasar!"
    Un beso enorme..
    R_D

    • FELINA

      Amigo Nicolas, ese es el verdadero vivir, no perder el tiempo caminar y caminar dejando huella, para que otros caminen sobre ellas. Yo me pregunto, cuántos antepasados nuestros pisaron el mismo camino, en las huellas queda impresa la energía de sus pisadas.
      Gracias por tu lectura, recibe mi abrazo felino.

      • FELINA

        Claro que si, como eres brujito sabes mis pensamientos, con ello te digo todo jajaaaaja
        Abracitos.

      • Hay 1 comentario más

      • Estela Kobs

        Qué lindo todo, el poema, la imagen, Caminito, la historia. Felicidades!

        • FELINA

          Estela, muchas gracias por tu comentario, te dejo un abrazo felino.

          • Estela Kobs

            Miau!! Gracias!! Otro de esta que a veces se hace llamar Luna :)

          • Eugenio Sánchez

            "Vivir lo que no se ha vivido,

            coser el corazón partido,

            que cada puntada, esconda

            el dolor ,de la herida honda

            y sentir cada segundo su latido".

            Un poema que encierra tanta nostalgia que y un pasado lleno de sufrimiento que has podido sortear .

            Un abrazo desde Perú


            Eugenio

            • FELINA

              Gracias amigo del alma, por tu espléndido comentario.
              Recibe mis cálidos abrazos.

            • Enrique del Nilo

              Cada cual hace caminos
              o camina los ya hechos
              unos les llaman destinos
              hay torcidos y derechos

              Pero acá en tu poema
              una odisea has plasmado
              que me deja enamorado
              de tu pluma y el dilema

              Mi ramillete de besos para vos



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.