Antonio RV

Una burbuja explotó

 

Flamélico estaba el perro

Jose lo alimentaba poco.

 

Vivían bajo los laberintos

del bosque gris enladrillado.

 

Pestilente sabor metálico

aturdían los sentidos lasos.

 

Atrás Ziceròn corría lozano

jugando en el jardín privado.

 

Su amo le observaba calmo

feliz en el chalet adosado.

 

No soñó a su mujer e hijo

Tampoco imaginó el banco.

 

Era banquero y especuló

con una familia sin corazón.

 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Una hermosa y bella forma de escribir tus lindas letras amigo Antonio RV
    Saludos de amistad de Críspulo

  • Paco Jose Gonzalez

    Asi funciona el mundo,nadie es más de lo que tiene, un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.