Darío Ernesto

¡ Ha muerto en otoño la parra!



 

¡Ha muerto en otoño La  parra! 

 

Como asombrado  miraba sus eléctricos brotes en los días de otoño

Acaricie su  follaje y costra, tomando en mis manos

Sané con un suspiro, sus imperiosas fuerzas,

Y  cavè profundo, un gran pozo,  en su auxilio de pie allí estuve.

 

Entre pensamiento y  balbuceos, tuve miedos

Tembló mi alma, que daño peor es desarraigar tu ser

O soportar  a la enemiga hormiga

Me dolió el pecho, si fe, sin esperanzas.

 

Allá profundo, entre pedregales y arenas secas

Seguía y seguía la raíz de tu sabia

Y  en un momento  jale con fueras  y firme estabas  enraizada

Mas se corto en un sonido, quebrándose estaba tu  vida

 

Y de prisa, en otro espacio soñé que reverdecerìas

Debajo de un nogal hermano, no han de faltarte las aguas

Amalgame  tu silueta a las sombras  Y pasaron los fríos y llego la primavera,

y tus brotes no salieron, a mi encuentro para adorarme.

 

Como se hace  mi sentir obstinado y  presuntuoso

Creer que  la fuerza es todo, cuanto valen en la vida

¡Oh inexperto de mi   hombre  ignorante, poco sabio!

Aun recuerdo tus uvas negras dulces, que me obsequiaste un día.

 

 

Hoy debajo de unos zapallares, verdes bellas hojas nietas he contemplado

He visto con mis ojos de rocío, listos para asombrarse, los sarmientos que diste,

 Los que hubiere sembrado, hojas verdes  encendidas, dieron su merecido brote

Han vuelto a reír  mis ansias, mis penas  se fueron con tu tronco viejo en mis olvidos.

 

Darío Ernesto Muñoz Sosa

Comentarios7

  • El Hombre de la Rosa

    Grata la lectura de tus hermosas letras amigo Dario Ernesto
    Saludos de amistad de tu amigo Críspulo

  • Lunadecristal

    Yo solo tengo una....y la uva es una de mis frutas preferidas.....y si hablamos de vinos...me gusta el dulce.:)
    Muy bello tu escrito aunque con mucha nostalgia.....
    Besos.

  • Maria Hodunok.

    Maravilloso tu canto a la naturaleza, debe ser magnífico vivir rodeado de plantas, me encantó, poeta, pues le ponés un toque muy personal, es siempre un placer leerte.

    CARIÑITOS.

  • Darío Ernesto

    Dios me concedió el tallo verde, podar, arreglar sus tazas, descubrir que podando embellecen las plantas, nutrir las manos con el elemento con el cual fuimos creados, la tierra misma.
    ¡Cuanto de bello todo ello tiene!
    Mi nostalgias no es la vid, ni las parras, ella proviene de el amor que mi padre tenia a sus vides, hoy que ya han pasado muchos años aquella casa donde naci todo ha cambiado, el ya no vive ha fallecido y misteriosamente como si ellas las parras tuviesen alma, se fueron muriendo después de su partida, detrás de un poema existen verdades irrefutables, hoy en mi propia casa un poco lejos de aquella mi casa paterna , continuo ese legado de amar a mis arboles frutales y sus sombras.
    Gracias amigos por pasar,unos minutos por estos confines poeticos.

  • Beatriz Blanca

    Tu vives la naturaleza, no la predicas y eso es importantísimo pues queda tan pobre todo; luego de que el hombre posa su mano sobre su fragilidad y misterio. Tus versos me llegan muy dentro del corazón.
    Un afectivo saludo amigo Darío.

  • Ayelén

    Hermoso poema... saluditos. Ayelén.

  • Darío Ernesto

    GRACIAS,A CADA UNO DE USTEDES, POR LEER CADA DETALLE DE LOS POEMAS.GRACIAS.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.