EzeMC

El misterio de la luna

Contemplar la madrugada
y el misterio de la luna;
me hizo sombra transeúnte,
alma errante y taciturna.


Frío, intenso y caminante,
junto al viento y tensa bruma,
desafiaba el arrojo,
de mis pasos sin fortuna.


Con el alma bajo cero
me moldeaba como duna,
en el bulevar abstracto,
siempre hogar de tanta pugna.


Noche casi de miseria,
sosegada, inoportuna.
Sigo contemplando inerte
el misterio de la luna.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Un hermoso y bello poema amigo Matias
    Saludos de amistad de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.