Juan de Marsilio

Ella

Estaba de lo terrible 
paradita en la frontera: 
yo te lo juro por mi alma, 
nunca vi cosa tan bella 
(es cuestión sin importancia 
que otros ni la percibieran).
Por caridad del buen Dios 
no me faltaron las fuerzas 
para acercarme y hablarle, 
colorado de vergüenza.
Tratando de ser galante 
se me anudaba la lengua. 
En cambio, qué bien que hablaba, 
silenciosa, su belleza.
Supongo que por piedad 
para con mi gran torpeza 
no me despidió esa vez 
prohibiéndome la vuelta.
Ya luego pude pararme 
sin miedo ante su presencia.
O mejor, con menos miedo, 
que todavía me aterra, 
porque podría destruirme
nomás con que lo quisiera.
Ella está de lo terrible 
paradita en la frontera.

Comentarios2

  • Jorge G Sifuentes

    De los finitos que muy a veces se cuelan, para resaltar con su belleza..
    Que poema!
    Muy bueno.
    Un placer leerte.
    Abrazos.

  • El Hombre de la Rosa

    El talento de tu pluma hace muy grata lectura de tu poema amigo Juan...
    Feliz entrada de este año 2014
    Tu amigo el de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.