Leandro Rodríguez Linárez

Intitulado CCVI

Sí dejas de amarme no me pidas permiso ¡hazlo naturalmente mujer! Y que de tu corazón zarpen otros barcos afortunados que recorran tus venas sagradas con lealtad estallada, que en la madera diminuta alcen sus velas y rasguen tus cielos de gaviotas con ojos hogareños, dale otros nombres a las cosas, otra lentitud a la aguja chica del reloj, otra oscuridad distinta a las noches que te doy, no te guardaré rencor amada ¡no pudiera!... pero eso sí, me iría como se marcha el mar en las mañanas, me iría con mis velas definitivamente tristes, con mis nombres solamente míos, con mi tiempo condenado a mi muñeca y mis noches de oscuridad únicamente mía… solo te pediría permiso para seguir amándote, pero sí tampoco me lo permitieras mujer aprendería a vivir nuevamente, sin tu permiso.

LRL

24-10-2013

Comentarios5

  • Alma-tuya

    Que hermosura che... realmente una BELLEZA!!! grande poeta, grande!

  • El Hombre de la Rosa

    Encantadora la lectura de su preciada prosa amigo Leandro
    Recibe mi amistad
    Críspulo el de la Rosa

    • Leandro Rodríguez Linárez

      Muchas gracias amigo Críspulo, un verdadero honor recibir elogios de usted... Un abrazo!

    • mariarl

      grande y hermoso poema

    • jose lopez dobleazur

      Amigo Leandro: Exquisita exposición de sentimientos de amor ante una situación no deseada, pero que llegando a ser, no es el abandono del propio ser, solo es la rendición solemne del corazón ante ella...
      Así lo interpreté, Así lo sentí. Así lo viví por unos instantes por la magia de tus letras...
      Me agradó encontrar y leer esta poética prosa...
      Enhorabuena.

    • Trovador de Sueños ...y realidades.

      Excelente hermano... tus letras lo dicen todo... y así es. Siempre un gusto leer, de tu fina pluma.

      Saludos cordiales, feliz noche.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.