JASA-REHM

Guardián

Éste es el palmo,

Que reclama el tacto.

Sentir volver al manuscrito.

Otros fríos de antaño.

 

El propio viviente,

De mis penas, alegrías,

Mi egoísmo, algarabía.

Despertar cocinando el día,

Volver en mis pasos,

Tomar mi vida.

 

Ese que conocías,

Quiere hacer de lágrimas despedida.

 

¿No crees que convertiré,

Tus dulces en fluídos?

 

Ahora duermo un momento.

No estoy muerto.

He librado estas cruzadas,

En pasados sangrientos.

No hay demente más grande

Que el que ahora

Cruza estos cimientos.

 

Mi locura es lo que extrañas.

Lo que ahora me salva.

Me verás crecer,

Y tú, descalza, sólo te quedas,

Te estancas.

 

Éste es el ritual,

Después de la carta.

Recordarás con pena,

Mi desgracia.

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    Hermosa demostración poetica llena de la savia de tus hermosos versos que arropan mi alma al encantamiento de sus geniales estrofas amigo Jasa Rehm
    Críspulo con afecto y amistad

    • JASA-REHM

      Un comentario por encima de mis expectativas. Muchas Gracias. Un abrazo en la distancia.

    • mariarl

      que hermoso verso

      • JASA-REHM

        Una humilde expresión de mis sentimientos.
        Un abrazo.

        • mariarl

          hermoso tu verso

        • Catleya

          Leer tus poemas es sentir ser la protagonista de cada uno de ellos sin cerlo



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.