macridi

Relato: Ironía

IRONÍA

La vi  caminar por el centro de la calle, con un movimiento pendular, derivado quizás del sobrepeso de su propio cuerpo, más el de los varios bultos que traía con vaya a saber qué cosas.  Además  un tarro de aceite de oliva importado, le  atravesaba el torso como una bandolera,  sujeto con una tira de trapo.

 Sabía que vivía  en el campo, cerca de una estación de ferrocarril, aproximadamente a unos veinte kilómetros  del pueblo, pero que se desplazaba por la ruta pidiendo el aventón. Algunas veces lograba subir al ómnibus que pasaba al mediodía por la ruta cercana,  y esto provocaba gran molestia a los pasajeros.  Por momentos la veía detenerse… dejaba los  bultos y luego retomaba el andar.  La observaba desde la ventana del  lugar donde trabajaba. De pronto la vi acercarse hasta los paraísos que tenía a pocos  metros, y la oí pedir a gritos  a uno de los empleados de la cuadra –¿No tenés algo para sentarme? -¡No! fue la respuesta. Entonces, abandoné mi puesto de observación, busqué una silla y se la llevé. –¡Gracias!-  me dijo. Nunca había estado cerca de ella y la impresión fue muy fuerte. Verla en toda su magnitud, robusta,  tan desprolija,  hablando sola mientras acomodaba las pertenencias a su alrededor. La dejé, pero su presencia en el bosquecillo atraía mi atención y en cuanto se retiraba el cliente, volvía a la ventana.  De pronto comenzó a extraer de la lata: papas, huevos, carne, que iba introduciendo en la boca de manera compulsiva que  me provocaba sentimientos y sensaciones poco agradables. Sabía que padecía  una enfermedad mental  y justifiqué su manera de actuar, mientras  un pensamiento acudió a mi mente. ¡Qué ironía su destino!  Su nombre, Azucena, alude a una bella y blanca  flor, pero a ella, la vida la convirtió en ese ser maloliente al que muchos del pueblo evitaban.

 

 

Comentarios10

  • Andra

    Un relato que deja una ventana de reflexión profunda... un gusto leerte Macri... besos para ti

    Andra.-

    • macridi

      Gran placer y alegría tu visita y comentario. Gracias Andra. Un abrazo y beso para ti desde Uruguay.

    • ZAHADY

      Azucena, casualmente era una señora que solía venir en las mañanas a pedir $2 para su pasaje para poder ir a trabajar. Hace mucho tiempo de ésto, pasaron como mínimo dieciocho años de ésto. Hoy el colectivo cuesta $3... O sea aparentemente lo que le daba para el pasaje le alcanzaba para la ida y para la vuelta. Luego ya no era sólo el pasaje... "algo para comer"...Y ya más adelante -"¿no tenés de esos licores que le das a las visitas?"...
      Casualmente se llamaba Azucena...
      Todos tenemos una Azucena en el barrio...

    • macridi

      Sí Zahady , todos tenemos o hemos conocido esos personajes que por sus características personales atraen la atención de sus congéneres, despertando sensaciones y sentimientos diferentes. Creo que también ellos tienen los suyos con respecto a los demás. Mi Azucena vivió hace más treinta años, y hace poco acudió a mi mente y despertó en: Ironía. Con la lectura, surgió tu Azucena. Seguramente que han de existir muchas historias como las de ellas y nosotras. Solo que hay que disponerse a contarlas. Otra gran ironía es que habiendo llevado la vida como la hicieron, hoy fueron rescatadas e inmortalizadas. Q.D.E.P Azucena! Gracias Zahady. Un gran abrazo y un beso.

    • EL MANU

      Estimada Maricridi, interesante y triste tu relato, que me ha dejado medio turulato, al notar la indiferencia de la gente, con una persona casi indigente, acá pienso que les faltó un poco de tino y que luego por ironías del destino, vos presenciaste la cena de esta dama llamada Azucena. Mi saludo afectuoso a la distancia.

    • macridi

      Estimado Manu, percibo en ti, a un ser sensible, como no puede ser de otra manera quien ha encontrado en las letras el vehículo para expresar sus sentires. Sabes que Mi Azucena no era un ser indigente, sino que su salud mental le hacía actuar de esa forma algo pintoresca, que no causaba más daño; que aquel que se remediaba alejándose de su lado. Formaba parte de un una familia de gente ya grande, en la que cada uno vivía como podía y quería en su casa del medio rural, donde el alimento no era la mayor necesidad. El hecho ocurrió a la hora del mediodía, y lo que pude presenciar constituía su almuerzo. Gracias por tu presencia. Espero no quedes turulato por mi culpa jajjaja.

    • Enrique del Nilo

      Que "Gracias" más grande
      cubre todo el universo
      como una sonrisa

      un fuerte abrazo

    • Jareth Cruz

      Hermoso relato, para reflexionar, me gusto en la manera como describes las cosas, tienes un gran talento amiga, mis respeto y admiracion.

    • macridi

      Gracias Jareth . Hace poco que estoy descubriendo esta capacidad, por la que tantos lindos comentarios he recibido. Es un orgullo para mí que Poetas como tú ahora me lo digan; pero también es una preocupación ser merecedora de los mismos. Gracias querido amigo. Un gran abrazo para ti y tu mamá. Bendiciones joven amigo!!

    • FelixCantu

      Un relato triste y reflexivo, amiga... Cuánta gente en el mundo no habrá con esas mismas condiciones...? Cuántos no tendrán ni para comer? Sólo Dios...
      Hermoso escrito, amiga

    • macridi

      Así es amigo. Millones personas padecen del alimento para satisfacer las necesidades básicas y millones, sin el alimento espiritual del afecto y la amistad. A mi querida Azucena le faltaron los últimos. Gracias por tu visita y solidaridad . Abrazos de amistad para ti :macridi



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.