Diaz Valero Alejandro José

Orugas y Mariposa (Cuento)

Una mariposa volaba

y de vez en cuando se posaba

 

Ella vivía muy feliz

volando y volando en el jardín

 

Con otras mariposas entre las flores

pasaban juntas los momentos mejores

 

Al caer la tarde la mariposa fue a dormir

pero nunca dejaba de sonreír

 

De pronto en la noche oscura

vio a unas tristes orugas.

 

Y se llenó de dolor y pena

al verlas en su cobertor de seda.

 

Entonces salió a la siguiente mañana

a buscar en el bosque a su Hada

 

¡Has volar a las orugas! le suplicó con amor

¡Quiero jugar con ellas bajo el sol!

 

El Hada le dijo a la mariposa: Ve con ellas,

enséñales el cielo y verás como vuelan

 

Y así el Hada logró con ternura

que los gusanos dejaran de ser orugas.

 

 Y ya lejos del cobertor de seda

volaron juntas por el planeta tierra.

 

 

 

Autor: Alejandro J. Díaz Valero

© Derechos de Propiedad Intelectual Reservados

Bajo el Nro. 1303264830802

 

 

Comentarios6

  • claudia07

    hermoso cuento amigo. abrazos

    • Diaz Valero Alejandro José

      Gracias amiga Clau, todo un canto a esos seres cuya metamorfosis le pintó la vida de colores.
      Un abrazo!

    • LEV

      Que lindo...!

    • El Hombre de la Rosa

      La hermosura de tu cuento llena mi alma de sabor poetico estimado poeta y amigo Diaz Valero
      Saludos y amistad

      • Diaz Valero Alejandro José

        Un abrazo amigo Crispulo, siempre su presencia deja ese sabor a poesía.

        Saludos!

      • DELICADA ABRIL

        Que maravilloso y enternecedor cuento, me quede cual niña maravillada al leerlo, por sus letras tan llenitas de fantasía y además tan cortito.

        Quiero mas de esos cuentos si… si… si… por favor


        Me despido a la espera de mas

        Abracitos Cuentacuentos

        • ZAHADY

          ¡¡SÍ, sí sí síiiiii !!
          ¡¡Apoyo la moción de la Delicadeza de un fresco y dulce Abril...!!

          • Diaz Valero Alejandro José

            Como soy hombre de poco rogar, y sabiendo que esas dos lectoras cuando se juntan son peligrosas (jajajajaj), por tal razón, prometo hacer otros trabajitos como este.

            Un abrazo duple!!!

          • Hay 1 comentario más

          • ZAHADY

            Es una ternura... Una mariposa siempre tiene que estar acompañada de otras mariposas...¡¡Qué linda es el hada de esa mariposita!! Siempre escucha todos sus deseos... y no le hace magia sino que le da a la mariposita el poder para lograr ella misma sus deseos..."Mostrarle a los demás la belleza de su propio mundo..."

            • Diaz Valero Alejandro José

              Hola Zah, que bonita reflexión me dejas colgada en la pared de mi galaria literaria, muchas gracias por esas palabras llenas de pensamientos y poesía. Complemento tu comentario con decirte que la mariposa aún sin saber que ella en un tiempo también fue oruga quiso ayudar a sus congéneres a ver la vida de otros colores, parece como si el llamado de la sangre hiciera el milagro instintivo de la unión y familiaridad.
              Un abrazo y feliz día!!!

              • ZAHADY

                ¡¡Qué hermosa tu reflexión compadre!!
                "La sangre tira" y a mí también se me ocurrió que la misma mariposita era el hada Creadora que existe en cada una de nosotras... como mujeres...
                Ayer de los apuros no te di las gracias reales de la explicación de tu fábula. Tú sabes que a mi me interesa saber el interior del poema y el nudo de lo que el autor quiso decir. Y las fábulas son las que más se dan para darle las múltiples interpretaciones dependiendo de cada lector.
                Por falta de tiempo los otros lectores no te dieron en tus fábulas sus moralejas. Pero yo creo que individualmente cada uno interpretó las fábulas según sus propios pensamientos, tradiciones y circunstancias...
                Como sabrás yo estuve ausente y no pude interpretar las anteriores ..pero ya lo iré haciendo porque es un juego intelectual muy interesante...


              • Hay 1 comentario más

              • macridi

                Muy bella fábula con una excelente moraleja. La mariposa ajena a su origen, se solidariza con lo que cree, ser motivo de tristeza para las orugas. El Hada le da la respuesta que es la moraleja. Todo se ve mejor a la luz del día y hay que tener paciencia. Lo que aparenta ser algo insuperable, es solo pasajero. La felicidad compartida es hermosa, como fue la felicidad de la mariposa al volar juntas por el planeta, luego de la superación de esa etapa de oruga.

                • Diaz Valero Alejandro José

                  Qué bello amiga Cristi. Bella reflexión sale de tu inspiración para adornar mi fábula.
                  Un abrazo!



                Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.