Humberto Mariano

Sol y Luna

La noche asomaba en el cielo,

temible, fría y profunda,

el cielo anunciaba trás un canto,

que el sol pronto se marcharía.

 

Se asomaba un galopar potente,

una crin plateada ondeaba al viento,

su pelaje, de un blanco brillante

un autentico purasangre blanco.

 

En su lomo, un caballero radiante,

que entre galope de su corcel

observaba firmemente el horizonte

como el cielo disputaba ese espacio

donde no era día ni noche.

 

En ese espacio, tal como en su mente,

donde el día luchaba con la noche,

por ver quien prevalecería,

pero estaba claro y sin reproche

que solo uno ganaría.

 

No puedes tener al sol,

sin perder la luna.

Comentarios3

  • Mujer Nagual

    "No puedes tener al sol, sin perder la luna" Maravilloso poema.

    Gracias por compartirlo,

    saludos para ti!!!!
    SASHAB



  • Enrique del Nilo

    No puedes tener a ambos
    y tampoco solo a una
    deben coexistir
    para la perfección divina
    sin el mal no existe el bien
    sin la sombra luz no habría

  • nellycastell

    Muy hermoso tu poema amigo, me dio mucha alegría que volvieras de Nuevo. Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registra[email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.