Jef

Amarillo

Se entierra la noche

en un sepulcro de dolores

celestes

de escombros noctámbulos

 que enviudan.

Aparece el gallo fulminante

el pájaro-silencio

derribado

 por un grito.

La claridad ávida

enorme.

Las espaldas voltaicas

despiertan

eléctricamente atolondradas.

Se abalanza el Sol depredador

amo de las antorchas

que encienden el ocaso

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La poesía se viste de primavera con tus hermosos versos preciado amigo y poeta Jef
    Abrazos de amistad y afecto
    Críspulo Cortés

    • Jef

      Gracias Hombre de la Rosa
      Saludos cordiales



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.