macridi

Víspera de Navidad

VÍSPERA DE NAVIDAD

La gente camina apurada, no mira para los costados, sólo la ocupa lo que lleva en su mente; el poder conseguirlo  para complacer al destinatario. El tiempo apremia, parece pasar más rápido que en otros días. Hay que prepararse para la cena familiar o con amigos. Para los más jóvenes es fundamental proveerse de las “pilchas” que lucirán para ir a bailar.

Es así que ensimismados y con espíritu festivo, aunque los problemas y dolores no nos hayan abandonado, entramos y salimos de comercios, supermercados, jugueterías y ferias como las hormigas, que ajetrean para proveerse para el invierno. Sólo que en ellas, obedece el mandato interior, instintivo de la conservación y en los humanos, además, el estar presos de una política consumista cada vez más voraz. Consumismo del cual a veces, nos avergonzamos, pero del que pocos escapamos, por contagio, por status, o por debilidad, frente a la agresividad propagandística del marketing, etc.

Año a año se presenta la encrucijada de qué actitud tomar, frente al tema de los regalos. ¡A todos, o a ninguno!; ¡No, mejor, sólo a los niños! Se plantean tantas decisiones, como seres indecisos.

Fue uno de esos días, que al entrar a un comercio, me encuentro con un joven que salía cargado de bolsas, de las que sobresalía una pelota multicolor y un niño en sus brazos.

-¡Hola! ¿Cómo le va?

Trato de identificarlo y no logro hacerlo, por lo que me detengo, contestándole:

-Bien. Perdóname, no recuerdo tu nombre.

-Soy Felipe ¿No se acuerda de mí?

Inmediatamente, el nombre y los ojos me transportaron a un día de lluvia cinco ó seis años atrás. Es habitual que los días lluviosos, las clases estén despobladas, por lo que posibilitan la realización de otras tareas, además de poder atender personalizadamente a aquellos que lo requieren.

 

 

Felipe faltaba mucho, no obstante, ese día lluvioso había concurrido. Quizás… no encontró un lugar a donde ir. Generalmente se mostraba molesto frente a las tareas, le era difícil mantenerse en su lugar. En ocasiones agredía a sus compañeros o los molestaba de múltiples maneras, por lo que muchas veces era objeto de llamados de atención. Estas actitudes ameritaban la convocatoria a algún responsable de la familia, que lamentablemente no acudía.

Recuerdo que ese día, estaba junto a tres compañeros a los que les había propuesto, armar un puzle. Como era norma en él, a los pocos minutos abandonó la tarea, ante lo cual, recibí la queja:

-¡Felipe no quiere hacer nada!

Levanté la mirada y lo llamé:

-¡Ven!, vamos a conversar.

-¿De qué vamos a conversar?

-De lo que tú quieras.

-Yo no tengo nada de qué hablar.

Me levanté y fui a sentarme junto a él, que se había retirado hacia atrás del salón.

-Felipe, ¿tienes hermanos?

-Sí… tres. No… somos tres.

-¿Cuántos años tienen?

-El que vive con mi padre ocho y el que vive con mi madre no sé… es chico… no camina.

-Y tú ¿con quién vives?

-Con mi abuela.

Entonces, comencé a entender la actitud de Felipe.

-¿Con quién te gustaría estar?

-No sé… ¡no le importo a nadie!

-No creo que sea así- fue lo que pude contestarle. Percibí su tono de enojo, pero lo que más me conmovió, fue la mirada. Nunca había visto sus ojos, como en ese momento, hermosos, brillantes, más aún, por la humedad de  las lágrimas y tan… tan tristes.

-A mi me importas mucho.

Casi en susurro me dijo:

-Mi abuela está enferma… y no quiere tenerme.

-¿Qué haces cuando no vienes a clase?

-Ando por ahí, con mis amigos.

-¿No es peligroso eso?

-Sí, a veces.

Bajó la cabeza y quedó en silencio.

-¿Te gustaría que hable con tu mamá o tu papá?

-¿Para qué?, ellos tienen otros hijos.

-Podríamos conversar y tal vez pudieras estar mejor.

-¡No! ¡No!

-Bueno, entonces ¿por qué no intentas hacer el puzle?

Mientras tanto, los otros ya lo estaban finalizando.

Felipe se sienta, y rápidamente lo termina.

Con una mirada ubica las últimas piezas que le faltaban a su compañero.

-Pareces bobo, ¿no ves que es Australia?

-¿Vio que inteligente es Felipe?, ¡y eso que falta!

-Tienes razón, si concurriera y se dispusiera a estudiar, podría ser de los mejores.

Vi transformarse su mirada y tuve la esperanza, de que podía haber un cambio de actitud.

Más tarde solicité una entrevista con familiares, a la que concurrió la madre, aduciendo que no tenía posibilidad de llevarlo con ella, así que continuaría con la abuela, porque el papá no se encontraba en la ciudad.

Se acercaba el fin de cursos, Felipe dejó de concurrir, por lo que perdí el contacto con él.

El recuerdo me trajo a Felipe de aquellos días. Medio confusa aún, le contesté:

-Felipe, ¿cómo estás?

-¿Es tu hijo?

-Sí, es mío.

Y al decirlo el orgullo se mostró en su sonrisa.

-Va a cumplir 2 años.

-¿Se acuerda que vivía con mi abuela?

-Sí.

-Ella murió y me fui a vivir al campo con una tía. Ahora, trabajo en una estancia, con la madre de él.

Se dio vuelta y se dirige a una chica que se acercaba sonriente, también cargada de bolsas.

-Ella es…. la que me dijo, que era muy inteligente- (se ríe).

La saludé con un beso y le dije: -Tienen un niño muy lindo. Ante lo cual me dieron las gracias.

Acaricia a su hijo y me dice muy firme: -A este lo voy a criar yo y lo voy a hacer estudiar ¡sabe!, porque yo ahora me arrepiento, de que por falta de estudio no puedo progresar. ¡Es difícil conseguir trabajo sin estudio!

 

Al despedirme siento que mi ser se ha inundado de ternura. -Me alegro de haberte visto y de que seas feliz.

-¡Que tenga felices fiestas!

-¡Igualmente ustedes! Y los miré alejarse.

A través de este encuentro, tuve la confirmación, una vez más, de que a pesar de lo adversa que pueda presentarse la vida, el desamor, la falta de responsabilidad de los adultos hacia los hijos; felizmente, existen aquellos que como Felipe, logran darle un sentido positivo a sus vidas; manifestando valores que no les transmitieron sus mayores, quizás por no haberlos recibido. En estos tiempos es muy común, encontrarnos con jóvenes como aquel Felipe, por los que poco apostaríamos; doloridos frente a la vida que les ha tocado vivir, rebeldes, desesperanzados, con ojos enrojecidos, y mirada ausente.

Tal vez la vida le tendió un puente, alejándolo de la ciudad, donde los oportunistas agazapados, atrapan y absorben a aquellos que como Felipe sobreviven sin estímulos, carentes de contención familiar.

El contacto con el medio natural, las obligaciones laborales y sin duda el afecto de la tía y de la madre de su hijo, lograron transformarle la mirada y encontrarle un motivo a su vida.

Quizás en el alma de Felipe, aún permanezcan las huellas del desamor que sintiera en otros tiempos. Tal vez éstas se hayan diluido, con el nacimiento del hijo.

La imagen del niño en sus brazos, la decisión manifestada, la firmeza de su voz, el brillo en sus ojos, y la pelota multicolor, me hicieron pensar: ¡Con este padre, este niño es y será feliz!  No todo está perdido, quedan muchos que seguirán luchando, trabajando y haciendo lo posible, pese a la adversidad, para que sus hijos logren superar su calidad de vida y fundamentalmente, brindándoles amor y contención.

 El encuentro con Felipe y su familia, fue para mí un hermoso regalo de Navidad, el que me gustaría recibir año a año multiplicado.

Comentarios11

  • macridi

    Hola amigos de POEMAS DEL ALMA .Como verán no se trata de un poema, aunque salió diagramado como tal por mi inexperiencia. La historia es real, solo cambié el nombre del joven por razones obvias. Aprovecho para dejarles mi saludo navideño cargado de muchos deseos de Paz, Amor y Felicidad. Para los creyentes es una ocasión para reflexionar y afirmar la fe en Cristo. Para los que no lo son extiendo también mis deseos y que la tolerancia y el respeto estén siempre presentes. Lamentablemente hoy esta celebración se va transformando en una fecha casi comercial y el Nacimiento, queda relegado a un plano casi anecdótico y distorsionado, como una más de las tantas pérdidas de los valores culturales que eran patrimonio de la familia. FELIZ NAVIDAD PARA TODOS!

  • PoemasDeLaSu

    Cris, vos sos una Escritora nata, de las que no necesitan autorotularse, al contrario, justamente por serlo de verdad, tenés ese bajo perfil, la humildad de los grandes.
    Luego de leerte, en este caso, me queda un gusto de impotencia inundado de Amor, porque finalmente, éste siempre se manifiesta, como la Verdad.
    Te quiero a mares, mi amiga del alma.
    Un beso a tu Artista compañero y a toda la familia.
    FELIZ NAVIDAD Y FELIZ SIEMPRE.

    PD. Luego te contesto en face, ando a las corridas. Lo leí, quedate tranquila, está todo bien.

    • macridi

      Muchas gracias querida y gran Poeta Su, tomo tus palabras con igual humildad y elevo mi agradecimiento al Universo y en él al Dios creador que puso en mí esa capacidad de sentir y transmitir por medio de la palabra, esos sentimientos y las emociones. Me maravillo y sigo agradeciendo la fortuna de haber encontrado en el camino de mi vida, la presencia de personas como tú y tantos amigos de las letras que me miman con sus elogiosos comentarios,que aprecio en su valor porque los he ido conociendo a través de sus hermosos y sentidos poemas. Retribuyo tu cariño y el saludo de mi esposo hacía tí y el deseo de FELIZ NAVIDAD PARA TÍ Y TODA TU GENTE.

      • PoemasDeLaSu

        Lo esencial es conocernos de corazón a corazón y de alma a alma como lo hemos hecho querida amiga, y esto es lo importante, saber que siempre estás allí y sentirte aquí, que no hay dobleces, que no hay dagas con venenos en nuestro mundo de amistad, saber que lo esencial "es invisible a los ojos". Y que te quiero muchomuchomucho.
        Ya me normalizaré con el tiempo. Besos mi lindura

      • ZAHADY

        Es una de las más hermosas historias que he leído, porque como vos lo decís es una realidad. Y éso es lo que vi, una maravillosa realidad que gracias a el corazón de Felipe, el amor de su tía, el amor de su esposa, la niña con mucha fe en él... Y el deseo de SER MEJOR PERSONA hicieron de Felipe, un adulto triunfador e hizo feliz a su familia. No repitió su historia en su hijo...
        *
        Me atrapaste desde la descripción del ajetreo que la mayoría de las personas tienen en la víspera de las fiestas...
        Y me enamoré del Felipe niño, haciendome la mamá adoptiva.
        Y luego la madre adoptiva del Felipe adulto, fui la madre orgullosa...
        ¡¡Gracias por este hermoso cuento navideño...!!

        • macridi

          Muchas gracias querida amiga Zahady por ese comentario que indudablemente emerge de la lectura de esta historia de vida, que escribí con mucha emoción, aunque no esperaba tener esta repercusión. Me ha parecido muy interesante como la historia se apoderó de tu persona, como me lo dices, haciéndote ser la mamá adoptiva de Felipe niño, luego la del adulto y más tarde la madre orgullosa. Mis lectoras (es) también hacen que reflexione. Ya te he deseado Feliz Navidad ! pero aprovecho para hacerlo extensivo a tu familia. Abrazos .

          • ZAHADY

            Muchas gracias Crist... Y también extiende mi cariño a tu familia... A Geoffrey a quien aprecio también a través de Zaid, mi ahijadito (como vez, también me apoderé del personaje)...

          • mystery

            Una historia conmovedora, conozco un caso similar de una persona muy cercana y en verdad es triste ver que tantos niños crecen lejos de sus padres, en este caso la historia tuvo un deselnace diferente al comun. hermosa forma de plasmar esta vida en letras, llega al corazón e invita a la reflexión.

          • macridi

            Gracias por la lectura y el comentario. Me alegra de que te haya gustado esta historia que de tan común hasta podría convertirnos en insensibles espectadores. Gracias también por tu sensibilidad, y FELIZ NAVIDAD para tí y quienes te rodeen. Afectuosamente Cristina

          • El Hombre de la Rosa

            Bella generoa y hermosa prosa literaria estimada señora amiga Macridi
            FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO
            Saludos y amistad
            El Hombre de la Rosa

            • macridi

              Muchas Gracias por su generosidad. Es para mí un gran honor que haya leído este trabajo fruto de mis vivencias. Retribuyo los saludos y deseos para usted, y como he quedado muy asombrada de su tan extensa labor literaria y artesanal, como de su vasta cultura. Buscaré la manera de poder leer algunas de sus obras. Desde ya reciba mis calurosas Felicitaciones y mi mayor admiración. Será placentero contarlo entre mis dilectas amistades.

            • DELICADA ABRIL

              Cristina…
              No hay palabras que puedan clasificar tú escrito, mucho menos describir con exactitud ese gran carrusel de emociones al que me hiciste subir por medio de tus letras, mi alma y corazón vivieron un momento muy especial mientras yo te leía.

              Hoy tu escrito me habla de esa pureza y belleza de alma unida a ese inmenso corazón el cual vislumbro no cabe en tu pecho, se desprende de mi delicado aletear en este momento la mas profunda admiración y respeto los cuales dejo acompañado de este fuerte pero muy fuerte abrazo.

              Has visto a una mariposita llorar de emoción… ¡No!

              Feliz Navidad para ti y los tuyos

              • macridi

                Sí que me has dado un gran mimo querida amiga. Es tu enorme corazón y tu gran capacidad de amor la que te hacen valorarme tan grandemente , y así como tú me ves, te veo yo a tí. No quisiera que esa mariposita delicada llorará por mis letras, aunque las lágrimas son la más pura expresión de los sentimientos, y son inevitables cuando estos afloran sin que los esperemos. Feliz Navidad para tí y quienes te rodeen ,porque no conozco nada sobre tu vida personal.Un gran abrazo de Geoffrey y mío.

              • Diaz Valero Alejandro José

                Hola Cristina, mi amiga, mi cole colega, mi prima. Tu historia, muy oportuna por cierto nos deja entrever que la vida da para todo y para todos. Que hay obstáculo que pueden ser salvados mientras haya perseverancia y pureza de espíritu que permita fijarse metas y buscar propósitos de vida, que justifiquen nuestra presencia en este planeta.
                Cuantos Felipes habrá por el mundo con sus manos extendidas y su amoroso corazón devolviendo a la vida agua cristalina, por cada trago amargo que recibió de ésta.
                Ya hasta me siento un Felipe más, sabes? esa forma tan precaria de abordar a temprana edad las realidades sociales y familiares, nos va curtiendo la piel, pero ablandando el alma.
                Te felicito por esta bella historia y te deseo que sigas encontrando a tus exalumnos en el trajinar de tu vida, pues seguramente cada uno de ellos tendrá interesantes historias que contarte.

                Un abrazo y Feliz Navidad, que junto a mi amigo Geoff, tus hijos y demás familiares vean brillar en su alma la estrella de Belén de quién está por nacer... EL NIÑO JESÚS.

                • macridi

                  Gracias Alejandro por tu comentario y la reflexión que dejas en él. Tienes razón el mundo está lleno de Felipes, que como dices por cada trago amargo que le brindó la vida, le devuelve agua cristalina con sus manos extendidas.( Precioso pensamiento ) Estoy algo apresurada, pero no quería dejar pasar este momento para desearte MUY FELIZ NAVIDAD junto a tus hijos y quienes te acompañen. Recibe también el saludo de Geoffrey que te agradece que te hayas acordado también de él. Qué suene la GAITA por lo de Díaz Valero y el niño Dios los acompañe siempre! Un gran abrazo!

                • luisa leston celorio

                  Macridi. me encanta tu relato tan real. Hace un rato llegué de la emisora donde tenemos un grupo de colaboradoras de AI un programa sobre los derechos humanos. Estoy al tanto cuanto dolor hay en este mundo a causa de diversos males que nos persigue por doquier.
                  Durante años trabajé con niños y jóvenes y es cierto que rápidamente se nota cuando las criaturas viven situaciones familias inhóspitas.
                  No puedo por menos que denunciar a mi manera lo que veo y oigo ya que no tengo otra manera de ayudar. Sé que suele molestar a algunas personas que se les recuerde que en este mundo además de cosas maravillosas también hay sufrimiento.
                  En estos días no puedo por menos que sacar a la luz la violencia de genero ya que acá en cinco días ya van seis mujeres muerta a manos de sus parejas.

                  Te envió mi correo personas, pues cuando tenga el tuyo te envío mi libro de relatos si así lo deseas.


                  Un abrazo amiga poetisa, también con tus escritos te unes a la solidaridad con los desprotegidos.

                  Escpitina
                  Luisa Lestón Celorio


                • macridi

                  Uyyy, cuánta alegría me da esa posibilidad de leerte y aportar un poquitín a esas causas que abundan por doquier como tú lo dices. En mi querido y pequeño país de poco más de tres millones de habitantes no escapamos a esa triste realidad que es la violencia de género, y cada pocos días ocurre una muerte. Sé muy bien de que se trata. Felizmente, hoy no me toca vivirla en persona; pero si lo viví en otras épocas en mi familia. Antes era violencia sicológica; el hombre era el dueño y señor de todo ,incluso de decisiones tan personales como poder realizarse un corte de cabello. (Así lo vivieron las mujeres de mi anterior generación, en mi familia)
                  Hoy esta ha llegado a extremos que podríamos comparar con los de la época de la inquisición; ya que estos actos, se fundamentan en la intolerancia, y la falta de respeto, acicateados por el consumo del alcohol y otras sustancias. También creo que algunos hombres no toleran la emancipación o supremacía de la mujer en cuanto al factor económico y eso los hace reaccionar mal; porque la mujer tampoco está dispuesta a sufrir el mal trato. Cuando ella se quiere separar, después de varios intentos, ,el muy cobarde la mata o intenta hacerlo, y hasta se escuda en que estaba alcoholizado y no sabía lo que hacía. Si amiga , es un tema muy álgido que desearía no le tocara vivirlo a ninguna mujer más, pero creo que estamos lejos, porque en general siguen viviendo el tormento, ya que la sociedad, ni el Estado pueden brindarle toda la contención necesaria para ella y los hijos menores. Te felicito y agradezco que trabajes por esa causa. Recibiré con agrado tu libro de relatos, y trataré de enviarte el mío, aunque algunos he ido publicando en poemas. Un gran abrazo para ti, querida asturiana. Quizás vivas cerca de mi hermano que reside allí. macridi

                  Mi correo: [email protected]

                • FelixCantu

                  Tremenda historia, tremenda enseñanza, amiga... Cuánta gente habrá así... Cuántos sin darnos cuenta que pasan frente a nosotros y no podemos ayudar... En fin, que Dios nos perdone el no poder o no saber cuándo dar la mano... Un abrazo

                  • macridi

                    Un honor que visites mi perfil. Retribuyo el abrazo, que aunque es virtual, lleva el germen del respeto, y la amistad. macridi



                  Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.