Mar M

De noche

Tomo de la oscuridad la luz que mi ánima antes perdió,

 

y del suicidio pasajero construyo mi reino

 

que se hacina desperdigado entre dramas,

 

trastocando las notas de mi alma en enfermedad.

 

 

 

Convierto la noche en aposento de letras,

 

hogar de puntos, fuego de comas,

 

y entrego a ciegas mis cantos podridos,

 

turbios momentos filtrados hasta mis pies.

 

 

 

Cetro de nubes, mandatario angustiante,

 

rubor de estrellas soñadas anteayer;

 

dormito dubitativo bajo el espíritu de Edison,

 

mientras espero intranquilo a que madure un nuevo sol.

Comentarios2

  • Sara (Bar literario)

    no hay como la noche para transformarnos y perdernos
    para revivirnos siempre en cada creación nuestra
    😀

    • Mar M

      Totalmente de acuerdo contigo, Sara. La noche deja de ser oscuridad ajena para convertirse en nuestra amiga íntima, el lugar donde podemos ser nosotros. Ese grado de confianza le hace falta al sol. Muchas gracias por pasar a leerme, ¡Saludos!

    • Veronica Arteaga

      La noche, con sus dedos azules nos va abriendo puertas para que entren al alma los más locos sueños, los anhelos más profundos que bajo la luz del sol pierden luminosidad y que necesitan de la pálida luz nocturnal para tornarse vivos y esplender.

      Tu poema se asoma a la noche y empapa tu pluma con su misterio y su magia...los que tenemos vocación de búhos sabemos de qué hablas.

      Bello escrito...Saludos.

      • Mar M

        Gracias por pasar y disculpa la ausencia de estos días, amiga. La vocación de búhos es cada vez menos demandada; debemos ejercerla siempre, para que nadie nos gane nuestro lugar. La noche es el mejor sitio, menos cuando vives en una ciudad llena de delincuencia :S Aun así, los espacios para decir, gritar y escribir, están en espera permanente. Gracias y un abrazo, compañera de locura!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.