PETALOS DE NOCHE

Creo que... El amor es...


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]

 

 

 

He perseguido toda definición sin encontrar la respuesta, he visto la lluvia desprenderse de su ciclo, como también ver sus lágrimas recorrer el abismo, cuando ya ella no está con él, ver caer las balas dentro de su interior, como invadida por la desolación; y en él, verse evaporar por el frío letal de la soledad... Y aún así veo las escenas desprenderse de las imágenes, corriendo tras la muerte, y la muerte persiguiendo sus vidas, como asesinando los pequeños momentos que ayer fueron grandes, y hoy simplemente son trazos imaginarios buscando su similitud con la realidad, queriendo alcanzar el pasado, y aún así; se quedan esperando un sueño, un sueño que lamentablemente jamás se hará realidad...


Por eso creo, que somos títeres de un destino, destinados a una moneda con tres fundamentos, que nos persigue cuando evitamos la vida, evitamos la realidad, evitamos caminar, escondiéndonos en los sueños, en palabras, en dibujos, en argumentos que nos quitan la esperanza de amar...

Y aún creo, que la tercera cara de la moneda es el amor, aunque notemos que sea invisible, siempre tiene cuerpo, tiene sangre, tiene voz, tiene un lenguaje universal, siempre tiene la costumbre de masticar nuestros pensamientos y enloquecernos más allá de una irrealidad, siempre!, aunque ello nos lleve a quitarnos la piel, nos lleve al dolor, y nos lleve a perder todo requerimiento con lo existencial, nos quite toda lógica para los lógicos de siempre, como también perdamos la convicción de creernos perfectos, hasta digerir el verdadero complemento de felicidad. Esa que nos atá a mirar el horizonte, y darles nombre a cada suspiro viajando al interior de nuestro invertebrado músculo, para crear el universo de pulsaciones eléctricas...

Siempre es siempre, siempre creo que eres, siempre eres Arte, arte eres tú, y nada me quita ese sabor de la boca, para inventar una nueva definición de amor, amor eres tú, amor eres arte, amor hay tantos viajes que me gustaría dibujar en el cielo, para que los alfileres sigan ardiendo, sintiendo en esta celeste tatuada en el pavimento; mirando el interior de nuestros ecos, y sentimos, sentimos sentir el sentimiento sintiendo cada astro navegar en el líquido de nuestras pasiones, al sostener el cielo en nuestras vértebras, removiendo la mirada del nocturno anclado a la libertad de nuestros cabellos...

Gritando bien fuerte el interior de nuestros silencios,
y así quitarle la mutis a las sombras; invisibles, pero siendo una solamente, una llamada amor, llamada eternamente esencial, dibujada en el vacío, dibujada allí para que los libros no la encuentren, para que nosotros encontremos la verdadera definición de amor, para que sintamos la muerte, y en ello reconozcamos la sangre yerta en nuestros corazones; para gritar letalmente nuestros ciclos en nuestra piel, y así jamás padecer bajo el síntoma del tiempo, para así no quedar atrapado en la soledad y muerte irracional...




Creo que, no lo creo, lo siento, amor eres tú, tú eres arte...


 







Aunque estemos sujetos a ser puntos de ficción, y el autor nos invada a perdernos en otra idea, sabemos cuál es nuestro punto de unión, cual es el camino, cual el encuentro, y cual es perdernos, lo sabemos, aunque el hablante lírico se ahogue en sus sentimientos, muriendo de a poco, agonizando en sus lamentos, perdiendo la consciencia, y dejando que los puntos naveguen al a-mar próximo, donde la sal ha sido derramada, despertando lo dulce de fluir más allá de la identidad de un sentimiento...

 

Debemos unir la biporalidad emocional...



Y , yo lo sé, sé que debo abrir puertas en una pared sin rastros de haber vivido, y aunque no tenga puertas y ventanas, debo abrir la puerta; hasta sentir que aquel sueño tiene pies recorriendo la realidad...


Aunque sea un punto de ficción buscando el idilio de unión, aunque sé que la lógica es el vacío, aún así, siento que mis ecos dibujan el universo expandiéndose donde jamás hubo nada, y que lentamente van dibujando ojos dejando fluir el alimento siendo realidad existencial, siendo sentimientos leídos y sin ahogarnos en la ficción de no serlos, aún así, seremos realidad, sintiendo que lo somos, seremos realidad en el lector que nos lleva para ser conclave de unión, somos vida, somos amor, somos arte. 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.