PETALOS DE NOCHE

NO LO SÉ... Antítesis de la gravedad...


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]




En realidad no sé con quién hablo,
con quien convivo, con quien siento,
con quien aferro golondrinas al olvido,
con quien resisto el silencio a perecer en cenizas de un sueño…
No sé a quién le escribo, no lo sé…



                                                        D
                                                         e
V            P    L          P   C        s
e           a       e      u      a       d
r              l      t       n     e        e
s             a       r        t  n
o             b      a        o             e
s            r          s   s                l
              a
            s                                  Uni
                                                              ver
                                                    so
-tan febril la boca-
tan oxigenadas las nubes-
t a n  i r r e m e d i a b l e m e n t e  extensa las calles
ad-juntas al inhóspito encuentro
de
  pies
    descalzos
         en soledad,

                          y le grita! Y la piensa, la sueña
olvida, sé olvida, y la recuerda.
                                                                                     -estamos sujetos a la antítesis-

                     y
        parecemos                 sujetos
conversando
                         en la extrañeza
de reconocer
                                              nuestra boca
al vinagre
                             y al vino
de la sangre
                           desnuda
por el número febril de nuestro pulso.

¡Lo estamos!                                    estamos
                                                 aferrados
                                                al dolor

como composición de nuestros dedos
 
                                        remanso de nuestra sed-

            Saciamos nuestras lenguas
             como péndulos de la savia
a la saliva de la naturaleza húmeda,
-n o s   re-e n c o n t r a m o s;   n o s   re-i n v e n t a m o s-

estamos sujetos al amor, al dolor, al olvido…
                 los recuerdos, polvo y cenizas-
humedeciste el rostro con las calles ácidas de lágrimas


y… yo;         ahogue el músculo metálico,
        en la oxidada pincelada de la hoguera
                        quemando la garganta
                               a expresiones sordas,
                             dejando oídos visuales
                                       corromper ecos
                        en manos alzadas al cielo
                                     atadas al silencio
-sobrevolando la muerte-

y otra vez se deja la reiteración de la muerte
                                                            otra
                                                                                             vez
                                                  perecen
                                         los sueños,

el asiento vacío de nuestros besos,
la columna torcida
en la vértebra
fundida en nuestro cuello,

otra vez se confunden palabras,

tus manos en mi garganta
mi boca
  en el espacio
     consonante
           a la humedad de tus sienes,

y remuerdo la lluvia sobrecogida en tus mejillas,

           atando mis pies a heridas del asfalto,

no resisto                         verte agonizar en una palabra,
no resisto,            AUSENCIA,             no resisto Soledad
no resisto              TRISTEZA,            no resisto
clamar                          el grito                           interno
a la comunidad            de tu                           pecho,
no resisto!                      Ver                 como ahogas
tus ojos                        en el                     pavimento
torturando                                                  al viento
anestesiando
el aliento

                                ver y morir               en silencio…

¡NO RESISTO!

y los dos dejamos las manos volar
y tallar sangre en el horizonte
                                                 dibujando el ocaso
                                       abotonarse
                         en la válvula consonante
con devolver la luz al sol
agonizante en nuestros cabellos
                  y el flujo del mar, y la brisa,
         escribe palabras detenidas en el tiempo,
escribe nuestra voz en espirales,
dando vida a la muerte y muerte a la vida,
              escribe cada uno de nuestros gestos
en la sapiencia de un espacio ilógico
retardado en nuestros pies
                    atados en zapatos de asfalto,
negando nuestras huellas
negando  nuestro encuentro
negando  nuestra creación
                       a
 
                     u
                    n

                  c
                 i
                e
               l
              o

          a
           z
            u
             l

              d
               e

                p
                 e
                  c
                   e
                    s

y  g o l o n d r i n a s. 


 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.