PETALOS DE NOCHE

El sonido de la metamorfosis... CUANDO LA POESÍA MUERE.


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]




  La palabra al exilio...,
  (Al exilio las palabras)

secretamente un sueño
  perecen los recuerdos
  parecen sueños.......,
  (Al exilio los secretos)

desdoblando el pensamiento
               la mente demente
               un encuentro
                          -sombras-
    y el cuchillo lleno de tinta
                      sangrante ante el desvelo del rostro
              ni la aguja maquillando el cuerpo inmóvil
                            purgante del vudú ante los ojos
-ni la lágrima-
                             -fecunda-
       recorre venas disecadas
del sabor metálico en la boca
                 cuando más se obliga olvidar el pasado
                   y más se recuerda retener el presente
                    cerrando el desvelo en una muerte... 


                                                           (La palabra se debe doblar en mil formas,
                                                            destrozar en muchos pedazos,
desgarrar de dolor, y dejarle colores
en torno al amor, tan ahogado al abismo
tan petulante al silencio,
en ausencia el dolor del Poeta;
                                                            la palabra se debe violar y exiliar
                                                            y en los recovecos del pensamiento
                                                            la palabra no deberá existir,
ni el autor que entre el guiño de la noche
desangra sus lamentos en una hoja blanca
mil veces violada y asesinada
ante su sangre disecada
perpetua a través del tiempo imaginario
                                                            -un sueño nada más-
                                                            cuando se van las palabras
los secretos, los sueños, y el arte de imaginar) 

 

 

Cerrando las consonantes
-pupilas dilatadas-

las vocales de labios extintos,
-saliva extranjera-

el tilde de rostros manchados,
-la mirada sale de los cerros-

el sol a muerte cuando giran los ojos
-el remolino a manos de un niño-

cuando se intenta mover el corazón
-y juega doblando los labios-

inocente toca con el dedo el cielo
-el azúcar en sus dientes-

colores vistiendo la alegría
-árboles abrazando su oxigeno-

él cerrando la página del libro
-se cierran los párpados, el telón cae-



se escriben palabras al exilio......,
él tomando el remolino de su vida,
                la escritura transforma,
                        se transforma su voz,
                       el azúcar en la sangre
y la niñez cubre de lágrimas sus ojos,
                      "reír no cuesta nada"
                               llorar tampoco"
                        hacer llover la vida"

                                                   y
                                            que
                                                       la
                                            muerte
                                            sonría
no cuesta;             mientras el sol gira
devolviendo secretos-
                       cuando
                     la
                       poesía
                    se
                            manifieste
                                      en
                           ecos
                    de
                         escritores
frustrando el presente,  futuro
   y sueños, y el sol gira,
   y el poeta se esconde,
                 ¡se muere...!
      renuncia a las letras,
                             versos
                     cubren
                                       de
                            azúcar
                                          el
                                              cielo,
                                                      ¡y anochece; anochece...!
   el cielo en la palabra muerta...,
la lírica de una voz pereciendo...,
 los dedos de una obra vencida...,
                                                   -y el autor renaciendo; renaciendo- 






Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.