Argequin

Mis Sueños (A Dulce María)



La había buscado por mucho tiempo,

la había soñado con mucho anhelo;

con gran paciencia sobrio y atento

siempre esperaba mi gran momento...

 

  Un día normal, de esos pasajeros

llegue a un lugar muy cálido y tierno,

y como hechizo de toque inmerso

me vislumbró con un dulce gesto.

 

  La había encontrado, ahí estaba ella;

era mi musa de aquellos sueños,

con su mirada tímida y tierna,

con su sonrisa de amor ingenuo...

 

    Gemela es su alma junto a la mía,

le dije tosco y un poco tenso;

ella muy tierna  se sonreía

y me expresaba su amor ¡inmenso.

 

  Tendí mi mano para contarle

mi larga historia y mi travesía; 

ella sonriente tendió la suya

dijo llamarse Dulce María.  

 

Que gran sorpresa nos da la vida

cuando anhelamos de corazón;

todo ese amor que dios nos inspira,

de pronto llega con gran pasión. 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    GENIAL POEMA LLENO DE RITMO Y PROSA LITERARIA AMIGO.
    SALUDOS DE AMISTAD

  • Rocío V-P.

    Y asi es, mi amigo... el verdadero amor llega cuando menos se le espera!

    Que bella entrega!

    Abrazos!

    Rocio



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.