cristopher antonio moraga

Espina



Aquella es la rosa que me espina,

que mastica la ausencia,

que se aleja con el susurro entre sus pistilos;

y que deja entre mi llanto

una lagrima de su tristeza;

que me deja tirado…

en el asfalto olvidado,

pegado a un segundo del tiempo,

a un segundo que se oxida

cuando mis sueños se embriagan de ti…

 

Y sientes la pena de seguir espinando la llama;

de desfallecer sin pedir mí ayuda;

y con tu sonrisa atenuada

le ofreces tu llanto a la mañana;

 empujas abajo el lucero flameante,

y a oscuras el cielo poblado…

entablado de nubes perdidas;

frente a un mar de recuerdos…

ahí... donde colapsan los sueños

y se comparten las pesadillas,

 dejas el silencio vivir junto a las noches

en las que cuelgas de tu propio olvido…

 

Es tarde correr… sin escuchar la voz del corazón

que sigue en sangre roto;

y con el aliento perdido

solo puedo sostenerme en mi encierro,

y ahí fallezco sin nadie que me vea;

y ahí empapado en lágrimas

me sostengo en los sollozos

de mi vida partida entre letargos del ayer;

aprisionado entre el pasado…

aprisionado entre las fauces de tu recuerdo;

me abruma y me consume el llanto,

así seguiré de dolor clavado,

así… quedaré con tu espina… espinado…

Comentarios1

  • Luzbelito

    Querido amigo, habiendo leído unos cuantos poemas suyos, permítame felicitarlo por la desbordada pasión con la cual escribe cada uno de ellos. La profundidad de su lenguaje es apta par navegar en todas las dimensiones de lo poético de la vida para usted. Le suma a todo esto verticales y firmes convicciones de humanidad que enaltecen mucho más su canto. Nuevamente, felicitaciones poeta, su pluma es noble y apasionada. Un abrazo, amigo. Fue un placer visitarlo, gracias por invitarme. Saludos cordiales.


    Luzbelito ( Demonio pequeño y Aprendiz de poeta )

    • cristopher antonio moraga

      Gracias por esta hermosa entelequia de felicidades!
      Para mi es un halago el haber recibido tal comentario de usted...
      Lo mas dificil para un poeta es transmitir en cada palabra lo que la voz del alma desea expresar, y se encuentra un afable sosiego cuando los demas seres se dan cuenta de tales destellos de colores tornasolados que salen despedidos desde muy adentro...

      Gracias nuevamente y un muy fuerte abrazo... Y eres bienvenido a rondar mi corazon cuantas veces desees...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.