ivan rueda

AIRE QUE NO LLEGA A LA SANGRE ENAMORADA

 

Todavía me suceden tus campanas

en el templo insólito de mis venas,

me consume el lodo entre mis penas

y se me nieva el pelo por las canas.

Se me pasa el tiempo contra el mundo,

se me escapa el cielo por las ramas,

y un hedor a estiércol nauseabundo

escala por las cuerdas de mi alma.

Soy como el mar que nunca vio la playa

de color tan negro y tan oscuro

que es nocturno aullido de una llama

bajo las atroces piedras de tu muro.

No hay pasado, ni presente, ni futuro,

tan sólo hay un reloj de esfera extraña

que marca el dolor de siglos sin minutos,

y da de comer sus horas a las arañas.

¿ Qué fue de mi sermón en tu montaña,

qué fue de mi manzana entre tus frutos,

del sacerdocio de tu garza en mi mañana,

del sacramento de tu boca en mi tributo ?

Carbones somos del nunca y de la nada,

de aquel amor tan sólo queda el humo

viento que ya no agita nuestros juncos,

aire que no llega a la sangre enamorada.

 

 

 

 

 

 

Comentarios5

  • Kelly M

    Excelente, maravilloso, fantástico! Me encantó.
    Qué gusto leerte.


    Un abrazo.

  • JUAN IGNACIO GIMENEZ

    tiene algunas imágenes preciosas..muy lindo

  • Plautino

    Extraordinario...poetazo.

  • Ramón Merino (porore)

    gracias por estos momentos
    es un disfrute leerte

    un abrazo

  • Corazón

    Superior en todo aspecto.!Que poeta digo para mis adentros!Que lujo poder leerte.
    Un abrazo
    Corazón



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.