Andrés Mª

MI MÁS DULCE RECUERDO

En la noche aquella

del naciente estío,

muy junto a una rosa

quedé pensativo...

De sus tiernas hojas

y perfumes ricos

sentí la codicia

lanzando un suspiro...

Trémula la rosa:

-¿suspiras?- me dijo

... ... ... ... ...

... ... ... ... ...

En su cáliz suave

de esencias henchido,

bebieron la dicha

mis labios furtivos.

 

San Miguel de los Reyes, Agosto 1.938




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.