Carlos Fernando

Corrí, corrí lo más que pude

 

 

    Una llamada urgente,

    un grito desesperado,

    de muerte.

    Enseguida

    salí corriendo tras el grito.

    Busque a mi derecha, y nada.

    Doblé la esquina sur, y no lo hallé.

    Entonces dije:

    tengo que revisar

    cómo va vestido

    De qué color.

    Fui al cajón del armario,

    y encontré solo dos

    o tres prendas grises,

    y una camisa negra deslavada,

    un peine, y

    Sobre la repisa,

    un retrato

    un rostro sin mirada,

    vacía,

    sin esperanza.

    Entonces me angustié,

    bajé a tumbos la escalera

    y marqué un código de e-mail

    que aparecía en el directorio.

    Lástima no está en línea.

    Qué haré…

    aun puedo oír su grito,

    pero yo no puedo responder,

    no está ahí.

    Ni siquiera me conoce,

    cómo querrá entonces saber

    Lo que le puedo decir.

    Una vida se extingue,

    se percibe en el viento su rumor.

    El grito es lo único que queda de su horror.

    Ese es el peligro de mirar

    solo hacia adentro.

    Cuando está tan lleno de dolor.

    Quieren morirse los que están naciendo,

    qué hemos hecho nosotros los mayores.

    Qué mundo estamos dejando

    a las generaciones.

    Qué triste que al hablarles no nos oyen.

    Solo queda un recurso en esta noche.

    Orar.

    Interceder.

    Si el propósito de DIOS es firme en su vida.

    Se salvará...

    ¡Jesús venció a la muerte! 

Comentarios1

  • Lluvia Tropical

    S O S

    Un grito en el silencio de la noche. Seguro alguien necesita una mano amiga.

    Sé,te ví correr. No desistas ,mañana lo verás.

    Carlos, enternecedor S O S ,tienes facilidad increible de crear,sutiles metáforas dan su mensaje subliminal.

    Ojalá muchas personas lean tu poema.

    Besitos de colores y sueños reparadores.

    Guísela



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.