Isaac Amenemope

POR FUERA (otro árbol que habla)


Por ligera que sea la vida,
y recortitas las edades,
quisiera permanecer en vigilia,
contemplando los árboles...
Que seguirán todos ahí cuando me vaya,
hasta el más mustio, y menos atractivo,
con cada nueva hoja, con cada dura baya,
se bate contra el mundo, atesora en su tronco soledades...
Y si ha de llover en este cielo,
no es porque se haya roto,
que caen palabras dulces sobre los latones de mi techo,
componen música para el sueño.
Y si ha de soplar en esta dirección el viento,
yo no se reírme de otra forma,
pero me contento abriendo el poema,
porque sé que no lo han hecho en horma.


Cubrir con mis hojas verdes
el sendero más lejano
por donde mañana corran los niños,
jueguen inquietas las aves grises
y que mis ramas no sufran
ni sean testigos de tiempos pocos felices.
Mi tronco siente la brisa buena del Señor.
Liz DeMarco
(Lilian)


¡Mi savia corre veloz para alimentar la tierra!
¡y mis venas absorven el agua para mantener la tierra fresca!
¡Mis hojas brotan hermosas, brillantes y verdes para dar sombra!
¡Mis flores irisadas emergen para perfumar!
¡y mis frutos carnosos, jugosos,divinos para el disfrute de todos!
¡Soy elemento de incalculable valor para el universo!
¡Soy tu sustento, tu comodidad, tu lecho, tu paz dormida!
Cuñataí


En verdad es un tiempo de amor
aquel que has cubierto con tus hojas ya,
muere con el frio invierno
y renaces con la primavera
hermosas son tus flores
tus frutos dan vida,
al tiempo que no floreces ni das fruto
tambien se regocijan en ti
las hermosas aves
siempre atento
siempre amigo
siempre en el mismo lugar
donde te vi ayer,
siempre el árbol
que me vio nacer
jugar
llorar y crecer
gracias amigo árbol
mi fiel confidente.
esfinge_07


Mi árbol de otoño ,
donde los sueños se hacen eternos
en tus grises raíces, en tus doradas hojas.
A tu sombra mi espalda en el tronco reposa,
calmos mis pensamientos , horizonte lejano .
De mis pupilas pende tu imagen añosa,
A tus pies me recuerdo , infancia jubilosa.
Trepando por tus ramas , una escalera al cielo
Escapando del mundo , en vuelo al infinito.
Mas allá de las nubes , libre te contemplo
Y siento regresar , a tus brazos de árbol
A mis sueños de niña, a este mundo rea.
Marellia l


Que el viento mueva y haga vibrar mis hojas,
Que la dulce brisa llene con su candor mi tronco,
Que las aves hagan nido en mis ramas y den vida y alegría a mis días.
Que mis últimos días floreciendo sean llenos de un amor
A la vida, a la naturaleza,
Que se regocijen los niños al verme,
Que se inspire el pintor o el poeta con mi impresionante silueta.
Que regrese a la tierra un poco de lo mucho que ella me dio.
Que al caer recuerde todo y me recuerden
Verde, grande, imponente, leal,
Y siempre de pie.

Comentarios1

  • Isaac Amenemope

    Todo Una Obra. Gracias A Todos Los Que Participaron....
    Se les Aprecia desde el Corazón de Luz!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.