tiburcio de la sonec

De la nada se alimenta

Todo es efimero a la luz

del verdadero olvido,

prefiero olvidar falsamente

algo que en mi sustenta sorisas.

 

Nada es audible ahora en este

llanto tartamudo,

nada me apetece a la hora de soñar,

mi hambre de la nada se alimenta.

 

Ahora aquel hombre que en el

anhelo volaba,

cojea en aquella montaña

desvanesida, perdida,

voluble, infinita en el adios. 

 

Comentarios1

  • clonariel

    que metáfora audaz para expresar un despecho

    • tiburcio de la sonec

      Es algo singular que alguien comprenda lo que escribo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.