AQUILES PIMIENTO

CARA Y CRUZ

Dentro  del útero verde

Pleno de sudor, sangre, escupitajos

Monedas, improperios

Aplausos, vítores, palmaditas, nalgaditas,

Abrazos,

Se balancea un equilibrista

Que decide el bien y el mal

Con su silbato

Y al final, los veintipico de inútiles

Que corrieron tras el útil

Se sientan en la tienda de esquina

Celebrando la maroma, la trampa

La mentira

Y los que eran enemigos en el campo de juego

Son hasta hermanos

Y sonríen con cerveza en mano

 

 

La victoria y la derrota

Todo es excusa para beber…

Pero el justiciero

Se aleja con su maleta

Donde va una madre de caucho

Un reglamento absurdo

Que pone en riesgo hasta su vida

Y un uniforme sudoroso

Pero cargado de monedas

Por su labor

Y cuya abnegada esposa

Lavara para el próximo vértigo…

 

JUEGUEN SEÑORES…

Comentarios2

  • Marellia

    EXCELENTE.....UN PLACER ESTAR EN TUS LETRAS..DONDE PLASMAS UNA REALIDAD MUY ACTUAL.
    TE SALUDA..
    MARELLIA

  • BACH

    ¿Qué? Es cosa de suerte. ¡Qué!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.